Las maltratadas por fin declaran

Las denuncias por violencia de género se elevaron en 2015 a 353 al día. Los jueces alertan del aumento de menores enjuiciados

La Razón
La RazónLa Razón

Las denuncias por violencia de género se elevaron en 2015 a 353 al día. Los jueces alertan del aumento de menores enjuiciados

La lacra de la violencia de género suma y sigue. Año tras año aumenta el número de mujeres víctimas de ataques por parte de sus maridos o parejas o aquellos con los que tuvieron una relación sentimental. Es más, de acuerdo con los últimos datos del Ministerio de Sanidad, a fecha de 23 de febrero, once mujeres habían fallecido a manos de sus parejas. Seis más que en el mismo periodo del año anterior.

Como dato positivo, dentro de todo lo que supone este drama, está el aumento de mujeres que declaran contra su agresor. De acuerdo con el último informe del Observatorio contra la Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) se ha registrado un descenso de más de un 2 por ciento de víctimas que se acogieron a la dispensa de no declarar en el juicio. Y es que, como insisten los magistrados que abordan estas causas, es imprescindible que las mujeres no desistan a la hora del proceso. De lo contrario, la condena del maltratador es mucho más difícil. Los datos del Observatorio son reveladores y hablan por sí mismos: durante el año pasado se registraron una media de 353 denuncias al día, cifra ligeramente superior a la de 2014, que fue de 347. En 2015, el CGPJ ha registrado a 123.725 mujeres como víctimas de violencia de género, de las que casi el 70 por ciento (86.464) son españolas. Estas cifras indican que este tipo de denuncias aumentaron casi un dos por ciento con respecto a 2014. Del informe destaca otro dato que debe llevar a la reflexión: no todas las mujeres que padecen esa violencia denuncian posteriormente los hechos. En este sentido, las presentadas directamente por las víctimas representaron el 68,8 por ciento, frente a un 15,5 por ciento derivado de la intervención directa de la Policía y un 11,3 por ciento que traía su causa en parte de lesiones.

Sin duda, uno de los datos que más preocupa en la lucha contra esta lacra es el aumento de la violencia de género entre jóvenes. Las últimas encuestas del Ministerio de Sanidad reflejan que los malos tratos están presentes entre los adolescentes. Los datos del Observatorio no hacen más que confirmar esta realidad. Los juzgados de menores enjuiciaron el pasado año a 162 jóvenes e impusieron medidas cautelares en nueve de cada diez casos. En 2014, los menores enjuiciados fueron 131, lo que representa un aumento de más del 23 por ciento. Y es que las adolescentes no forman parte del porcentaje de víctimas que denuncian. Así lo asegura la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas y la Federación de Mujeres Progresistas, que coinciden en que sólo el 5 por ciento de las menores que sufren violencia de género denuncia a su agresor. En este sentido, el ex Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid Javier Urra alerta de que el problema de la violencia de género «irá a peor», pues «no estamos educando a los menores en el respeto» hacia el otro. Según Urra, «los más jóvenes tienen muy poca tolerancia a la frustración y carecen de muchos limitadores de conducta que sí existían en generaciones más adultas. Son muy impulsivos y ni siquiera son conscientes del problema, que vinculan con generaciones más mayores donde las parejas ya viven juntas».

En lo que respecta a la concienciación de los profesionales de la Justicia, se denota en el aumento de las órdenes de protección que se concedieron. En concreto, el pasado año, de las 41.757 órdenes solicitadas, los jueces acordaron 24.679, lo que representa el 59,1 por ciento, un incremento de casi un punto. En el 54 por ciento de los casos en que se solicitaron esas órdenes la relación de pareja se mantenía en el momento de acudir al juzgado. En 2015, los jueces y tribunales dictaron algo más de 46.000 sentencias penales en el ámbito de violencia de género, de las que el 62,7 por ciento (28.870) fueron condenatorias, lo que es algo positivo, ya que, en opinión del CGPJ, refleja «una realidad de mayor sensibilidad y concienciación ante el problema de la violencia de género». En este sentido, se refirió al incremento de denuncias y de solicitudes de órdenes de protección, cifras que evidencian que «la mujer víctima ya no se resigna al silencio de otras épocas y que decide poner los hechos en conocimiento de las instituciones del Estado».

Para la presidenta del Observatorio, Ángeles Carmona, este último balance «sirve de estímulo para seguir combatiendo la violencia de género».