Libros

Cada año 30.000 niños son «manipulados» por sus padres tras un divorcio

La Fundación Filia de Amparo al Menor ha asegurado hoy que cada año unos 30.000 niños son "manipulados"por uno de sus progenitores tras un proceso de divorcio y apelan al "sentido común y responsabilidad"de padres, administraciones y organizaciones implicadas para evitar secuelas en los hijos. Así lo ha puesto de manifiesto hoy en Cáceres la presidenta de la Fundación Filia, Lucía del Prado, en rueda de prensa previa a la celebración de las III Jornadas Nacionales de Concienciación sobre la Ruptura Familiar.

Del Prado ha indicado que en lo que va de año han atendido a 10.000 afectados, una cifra que "empieza a crecer"y que se da en "muchos casos", aunque el divorcio haya sido de mutuo acuerdo. En las jornadas ha participado como ponente el exmagistrado y letrado Francisco Serrano, quien ha manifestado que en la legislación hay "instrumentos suficientes"para proteger al menor y evitar situaciones de riesgo que puedan acabar en casos como el de Córdoba.

Para ello, ha apelado a la "responsabilidad y el sentido común"y ha señalado que a veces por parte de la administración de Justicia "no se protege el derecho a la tutela judicial efectiva del niño", muchas veces motivados, ha dicho "por miedo a ser inhabilitado"como le ocurrió a él. Hace dos años, Serrano fue inhabilitado por el Consejo General del Poder Judicial por alterar el régimen de visitas de un niño para que pudiera salir en una procesión de Semana Santa en Sevilla.

Serrano ha aprovechado el foro para defender una vez más su inocencia y ha dicho que "fue apartado por defender los intereses de un niño". Por otra parte, el psicólogo forense, José Manuel Aguilar, ha manifestado que en España "no existe cultura de la separación"y que entre el 20 y el 30 % de los divorcios no se realizan de una manera "educada y civilizada".

Aguilar ha indicado que en muchas ocasiones el "niño es más maduro que sus progenitores"y ha indicado que cada caso debe ser tomado de manera individualizada sin caer en tópicos o estereotipos. Además ha insistido en la importancia de la comunicación con los hijos y a profundizar en la idea que sirve de lema a las jornadas de "los padres se divorcian, los hijos no".