Casi el 65% de los menores españoles no hace el ejercicio que recomienda la OMS

Ellas son más sedentarias que ellos, según los datos preliminares del estudio Pasos, de Gasol Foundation

Pau Gasol juega un partido de baloncesto junto a los alumnos del CEIP Calvo Sotelo, en Madrid
Pau Gasol juega un partido de baloncesto junto a los alumnos del CEIP Calvo Sotelo, en Madrid

“En mi época a los padres les costaba que entráramos en casa; ahora, les cuesta que salgan», afirma el jugador de baloncesto Pau Gasol en calidad de presidente de la Gasol Foundation. No le falta razón. Los niveles de sedentarismo y de sobrepeso y obesidad lo dicen todo. Con el fin de reducir los niveles de inactividad física, Gasol presentó ayer, junto a la ministra de Sanidad en funciones, los resultados preliminares del estudio Pasos, llevado a cabo por la citada fundación. Los datos en nuestro país son alarmantes: más de la mitad de los menores de ocho a 16 años incumple las recomendaciones de actividad física de la Organización Mundial de la Salud (OMS): un mínimo de 60 minutos los siete días de la semana.

En concreto, el 63,6% de los menores no cumple con esta recomendación de actividad física moderada o vigorosa. Léase, aquella que acelera el ritmo cardíaco y la respiración. Caminar a ritmo normal no cuenta, por cierto.

Este porcentaje de sedentarismo es superior en ellas y entre los adolescentes. Así, el porcentaje de niñas que incumple la recomendación de la OMS es del 70,04%, frente al 56,3% de los niños. En cuanto a la edad, los más sedentarios son los estudiantes de secundaria (de 12 a 16 años). Así, el 72,4% no hace ese mínimo de actividad, al igual que el 55% de los alumnos de Primaria (de ocho a 11 años).

«Los estudiantes únicamente dan dos horas de Educación Física a la semana en sus centros escolares, salvo en Ceuta y Melilla, donde se dan tres. En el caso de Andalucía, ya hay una propuesta en marcha para subir a tres», explica tras la rueda de prensa el dr. Santi F. Gómez, director de Programas de la Gasol Foundation. En cambio, «en los colegios deportivos como al que fue Pau –añade–, dan una hora al día, de ahí que hayan salido tantos buenos deportistas y no solo los hermanos Gasol».

El tiempo importa, pero también la calidad. En este sentido, el dr. Gómez hace hincapié en que «tenemos evidencia de que en clase de Educación Física la actividad moderada es como mucho un 20% del tiempo, de modo que en esta asignatura hacen unos 15 o 16 minutos como mucho» afirma en referencia a un estudio llevado a cabo en nueve escuelas en Valencia. Esto explica por qué entre los 3.803 menores de 245 centros educativos que han participado en este estudio, el 7,7% no cumple ningún día los 60 minutos que recomienda la OMS.

«De promedio, los menores realizan 92 minutos al día de actividad deportiva. Ahora bien, los de tercero de Primaria hacen 150 minutos y los de cuarto de la ESO 39 minutos», precisa Gómez, de ahí ese porcentaje tan elevado de incumplimiento citado: uno de cada seis.

El nivel de sedentarismo, junto las numerosas horas que los menores pasan pegados a las pantallas, explica la elevada prevalencia de sobrepeso y obesidad en estas franjas de edad. Según los investigadores del estudio (68), más de la mitad de los menores supera los 120 minutos al día usando pantallas (televisión, ordenador, teléfono móvil, videojuegos...) que recomienda como máximo la OMS. De promedio, los menores pasan, entre semana, 179,1 minutos al día delante de las pantallas. Un tiempo que aumenta de forma considerable los fines de semana, hasta alcanzar los 282,6 minutos. De ahí, que casi el 80% de los menores incumpla la recomendación de la OMS durante los fines de semana. Y entre ellos, los adolescentes son los que más tiempo pasan pegados a ellas.

Estos resultados explican por qué, junto a una inadecuada alimentación, más de un tercio de los menores y adolescentes en nuestro país (el 34,9%) presenta sobrepeso u obesidad. En concreto, el 14,2% tiene obesidad y el 20,7, sobrepeso, frente al 8,1% bajo peso y un 57% un peso normal.

El flotador no es solo de adultos

El 14,2% de menores de entre ocho y 16 años es obeso. Pero hay un dato que es aún mayor y que en los últimos años se está disparando: el 23,8% de los menores españoles presenta obesidad abdominal, según los datos preliminares del estudio Pasos. De ahí, que desde la Gasol Foundation pidan que los médicos incluyan este indicador. «Es llamativo que cuando hemos analizamos el sobrepeso y la obesidad de los niños, hemos visto muchos que aparentemente tienen un peso adecuado, pero que al pedirles que se levanten la camiseta presentan obesidad abdominal. Tener este flotador nos indica sus malos hábitos, ya que lo primero que se reduce cuando se llevan a cabo hábitos de vida saludable es la grasa abdominal. Además, es más fácil de medir que el Índice de Masa Corporal (IMC)», explica el dr. Santi F. Gómez.

«La obesidad se deriva de un desequilibrio entre la ingesta de alimentación y el esfuerzo físico. Y en los últimos años, este problema ha aumentado no solo en países desarrollados, sino también en países en vías de desarrollo», recordó la ministra de Sanidad en funciones. «Hay que combatir esta epidemia. Es un riesgo para la salud de la sociedad del futuro, ya que se relaciona con el desarrollo de diabetes tipo 2, hipertensión, enfermedades cardiovasculares... en definitiva, una peor calidad de vida. Por eso es clave que se adquieran buenos hábitos desde la infancia», añadió María Luisa Carcedo.

Medidas de «peso»

«Hay que revertir esta situación. Antes nos fijábamos en cómo esta pandemia se iba produciendo en Estados Unidos o en otros países europeos y pensábamos que en España, con la dieta mediterránea, no tendríamos este problema. Pero no es así. Los datos de obesidad y sobrepeso a estas edades (menores) es una realidad alarmante», añadió Marta Segú, directora ejecutiva de la Fundación Probitas, colaboradora del estudio.

En este sentido, los niños tienen que aprender a comer de forma saludable y realizar una mayor actividad física. Por eso, «desde Pasos, tenemos cinco peticiones con el fin de luchar contra el sedentarismo y la obesidad. Primero, que se invierta en políticas de prevención de la obesidad infantil; segundo, poner en marcha medidas comunitarias; tercero, incrementar el número de horas y la calidad de educación física en los centros escolares y fuera de este ámbito; cuarto, reforzar equipos de pediatría sobre obesidad, ya que entendemos que se debería empezar a medir la obesidad abdominal para tenerlo en cuenta como un indicador, y quinto, impulsar el Plan Nacional contra la obesidad infantil», afirmó Gasol.

La estrella del baloncesto precisó que los menores deberían hacer al menos 60 minutos al día de actividad física en los colegios, aunque a nosotros nos gustaría que fuera más». Y da un consejo a los progenitores: «a nosotros, nuestros padres, aunque sobre todo mi madre, nos hacían comer cosas que no nos gustaban, como el pescado o un plato de judías con patatas cocidas. Nos decía: “Te lo comerás mañana y estará peor”. El domingo nos daban alguna concesión, ya que no puedes restringir todo, pero cuando un niño no quiere comer algo hay que ser persistente».