Scott Kelly ha crecido cinco centímetros tras pasar 340 días en el espacio

La NASA fija Marte como próximo objetivo tras el regreso de Scott Kelly, que ha pasado 340 días en el espacio

El astronauta Scott Kelly, poco después de aterrizar en la Tierra

Puesto que el astronauta Scott Kelly, que regresó ayer a la Tierra tras 340 días en la Estación Espacial Internacional (EII) no tiene ya edad de dar el estirón, la razón de que haya crecido dos pulgadas (aproximadamente cinco centímetros) durante su estancia en el espacio está sin duda relacionada con dicho viaje.

Y es que tras su vuelta a nuestro planeta y ser comparado con su hermano gemelo Marc, Scott Kelly es cinco centímetros más alto que antes de partir. Eso es al menos lo que asegura la cadena estadounidense CNN citando a jeff Williams, de la NASA. Este crecimiento parece ser que estaba previsto y que puede tener un carácter temporal.

"Los astronautas son más altos en el espacio puesto que la columna vertebral se alarga, pero al cabo de un breve periodo de tiempo vuelven a su altura normal", aseguró Williams.

Historic #YearInSpace homecoming featured on our weekly @Space_Station update. Question? Use #SpaceToGround.https://t.co/6ZOgUAqffz

A pesar de que Marc Kelly ya no es astronauta, se ofreció voluntariamente para participar en el experimento "Estudio de Gemelos"de la NASA junto a su hermano Scott. Gemelos Estudio"con su hermano. La NASA quería ver como evolucionaban dos gemelos idénticos después de un año en dos ambientes tan diferentes como el espacio, en el caso de Scott, y la Tierra, en el de Marc.

Y mientras se terminan de sacar conclusiones de este estudio, la Casa Blanca y la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) coincidieron este jueves en fijar el planeta Marte como próximo reto de su programa aeroespacial tras el regreso de Kelly a Estados Unidos.

.@POTUS Thank you, Mr. President. For your support & for your phone call as I fly home at a lower altitude tonight! pic.twitter.com/nQYq3gNIZI

Kelly, tras 340 días en la Estación Espacial Internacional (EEI), ha sido el astronauta de Estados Unidos que ha pasado un periodo más largo en órbita, sólo superado por cosmonauta ruso Valeri Polyakov, que entre 1994 y 1995 pasó 437 días en la desaparecida estación soviética MIR.

«Esta misión representa el último hito del programa aeroespacial de nuestro país, pero no será el último, habrá más. Explorar está en el ADN de nuestro país y nunca nos tenemos que detener», afirmó Kelly a pie de pista tras aterrizar en Houston, donde reside y se encuentran las instalaciones de la NASA.

El saludo del astronauta dio paso a las palabras del director de la Nasa, Charles Borden, y el director de la Oficina de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca, John Holdren, quienes pusieron el punto de mira en Marte.

«Tu misión nos ayudará a lidiar con los cambios fisiológicos a los que la gente está expuesta en el espacio para misiones venideras y aún más largas. También para cuando vayamos a Marte, que lo vamos a hacer, de eso no hay duda», afirmó Holdren.

El consejero de Barack Obama para ciencia y tecnología dijo, además, que Kelly «ha establecido el último hito en ese difícil camino» hacia Marte.

Kelly participaba junto a su hermano gemelo Mark, un astronauta retirado, en diez investigaciones sobre psicología humana, salud, microbiología y estudio molecular en las que se comparan sus datos, uno en el espacio y otro en la Tierra.

Uno de los principales objetivos de la misión de Kelly era analizar los cambios en el metabolismo que experimentan los humanos en el espacio.

El director de la Nasa, por su lado, fue más conciso que Holdren pero también reconoció que la misión del astronauta estadounidense representa «un pasó más en el camino hacia Marte».

Procedente de Kazajistán, Kelly aterrizó poco después de la 01.15 hora local (07.45 GMT) en Houston, donde se reunió con sus hijas, su pareja y su hermano gemelo, entre otros, tras un año en el espacio.

My first #dinner at a table on #Earth! More than food, I missed the dining experience while away on my #YearInSpace. pic.twitter.com/tICwxN6rvB

«Ha sido un viaje muy largo. Cuando me fui de aquí en febrero de 2015, no recuerdo que día era, tenía 50 años. Ahora tengo 52», dijo el astronauta, nacido el 21 de febrero de 1964 en Nueva Jersey.

Su comisión de bienvenida la encabezaba la esposa del vicepresidente de Estados Unidos, Jill Biden, a la que pidió disculpas, con humor, por el retraso de casi tres horas sobre el horario previsto: «Estaba acostumbrado a ir a 17.500 millas (unos 28.000 kilómetros) por hora pero este avión no va tan rápido», afirmó.

Biden le dijo que su logro «es una inspiración para muchos jóvenes estadounidenses» y le hizo dos regalos: cerveza y pastel de manzana. «No hay nada más americano que eso», bromeó.

«El presidente te manda la cerveza, es de nuestro jardín, y el pastel de manzana de parte de todos los estadounidenses», dijo la segunda dama del país.

La cerveza que Biden le regaló a Kelly es la White House Honey Ale, la primera fabricada en la Casa Blanca y creada a petición de Obama en 2011, con miel obtenida en el jardín de la residencia presidencial y sede del Ejecutivo estadounidense.

El astronauta comparecerá el viernes ante los medios de comunicación para explicar su experiencia en la EEI, cuando también darán detalles sobre su salud los médicos de la NASA.

Kelly se dio a conocer durante el año que pasó en la EEI por compartir a diario las fotografías que hacía desde el espacio de todos los rincones de la Tierra, lo que le convirtió en el primer astronauta 2.0 de la historia.

EFE