La cristalografía, la ciencia que «está en todas partes»

La directora general de la Unesco, Irina Bokova, abrió este lunes el Año Internacional de la Cristalografía y animó a los Gobiernos a elaborar políticas que tengan en cuenta el poder de esta disciplina fundamental para la ciencia moderna y para el futuro del planeta, y en particular de los países en desarrollo.

La cristalografía "es esencial"para el desarrollo sostenible y para afrontar los desafíos mundiales del hambre, el agua, el medio ambiente, la energía o la salud, subrayó en su discurso inaugural la responsable de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

El desarrollo necesita innovación y en la mayoría de los casos, agregó, "la innovación científica necesita cristalografía", por lo que "la comprensión de las formas básicas de la materia"puede llevar a mejorar el desarrollo de nuevos materiales, el diseño de nuevos fármacos y la calidad del agua.

De ahí que reforzar las capacidades de los países en desarrollo compartiendo tecnologías y experiencia, e impulsar la cooperación internacional y las relaciones entre científicos y políticos con representantes del sector privado sean algunos de los principales objetivos de este Año Internacional, según la Unesco.

Con él se conmemora el centenario del descubrimiento de la llamada "cristalografía de rayos X", que permite estudiar y analizar la estructura de los cristales y sus aplicaciones, gracias a los trabajos de los Premios Nobel William Henry Bragg, William Lawrence Bragg y Max von Laue.

El acto contó con la presencia del premio nobel estadounidense Brian K. Kobilka y el presidente de la Unión Internacional de la Cristalografía, Gautam R. Desiraju, entre otras personalidades.

El Año de la Cristalografía toma como punto de partida el hecho de que es una disciplina que "sustenta todas las ciencias", al estar los cristales "en todas partes", un copo de nieve, un grano de azúcar, los nuevos materiales sintéticos, las proteínas o el ADN.

Sin embargo, pese a ser "columna vertebral"de industrias como la farmacéutica, la agroalimentaria, la informática, la espacial, la aeronáutica o la minera, y ser su conocimiento esencial en la creación de casi todos los nuevos materiales, "muchos países todavía carecen de experiencia en este campo", subraya la Unesco en su web.

A los efectos, en este Año de la Cristalografía, que la ONU aprobó a petición de Marruecos, se organizarán laboratorios de libre acceso en una decena de países, talleres de formación y tres cumbres regionales.

Los primeros laboratorios comenzarán a funcionar a principios de año en Argentina, Costa de Marfil, Marruecos, Sudáfrica y Uruguay; mientras que las tres cumbre regionales se sucederán en Karachi (Pakistán) del 28 al 30 de abril; en la localidad brasileña de Campinas del 21 al 24 de septiembre, y en Bloemfontein (Sudáfrica) del 15 al 17 de octubre, indicó la Unesco.

Estos encuentros tomarán la Cristalografía como plataforma de intercambio entre científicos y políticos para impulsar la investigación en esa disciplina, el papel que puede desempeñar en el desarrollo de países emergentes, el estudio de sus futuras aplicaciones, así como su relación con la arquitectura y el arte islámicos, recalcó.