La culpa fue de Júpiter y de Einstein

Un estudio dice que este planeta y la Teoría de la Relatividad son los responsables de producir cambios de rumbo de cuerpos celestes

Júpiter
Júpiter

Júpiter y la Teoría de la Relatividad han sido culpados por producir cambios de rumbo de cuerpos celestes, en un estudio liderado por científicos de la Universidad de Oslo del que informa Europa Press.

En los cuerpos del sistema solar que pasan cerca del Sol, hay dos efectos importantes que desempeñan un papel crucial en la evolución orbital. Uno de los efectos es el de la relatividad general y el otro efecto es de la teoría newtoniana de la gravitación.

La predicción de un cambio periódico en la órbita de Mercurio y la posterior confirmación de este cambio adicional en órbita de las observaciones reales fue uno de los mayores triunfos de la relatividad general desarrollada por Einstein hace más de 100 años.

Este es uno de los efectos importantes que ocurren en los cuerpos del sistema solar que pasan cerca del Sol, porque las velocidades orbitales aumentan considerablemente cuando los cuerpos se acercan al Sol y cuando las velocidades aumentan sustancialmente, los efectos relativistas pueden llegar a ser importantes.

El otro efecto es el de las influencias gravitatorias periódicas de Júpiter (técnicamente llamado el mecanismo de Kozai en la mecánica celeste) de la teoría newtoniana que hacen la órbita más estrecha y más estrecha (o en otras palabras, cada vez más elíptica) y hacen que el cuerpo en órbita se acerque más al Sol después de cada revolución.

Estos efectos gravitacionales graduales de Júpiter han llevado a la producción de algunos cometas excepcionalmente espectaculares (es decir, cometas que llegan muy cerca del Sol y por lo tanto son muy brillantes en apariencia desde nuestro planeta) en la historia de la Tierra.

Trabajos anteriores en la ciencia del sistema solar han estudiado estos efectos por separado para algunos cuerpos, pero la nueva investigación se centra en los escenarios que combinan estos dos efectos en los cuerpos del sistema solar.

Los cálculos del equipo, --liderado por Aswin Shekar, del Center for Earth Evolution and Dynamics de la Universidad de Oslo--, muestran que estas influencias gravitacionales periódicas de Júpiter pueden conducir a rápidos aumentos en los cambios orbitales debidos a la relatividad general en virtud de los cuerpos que se acercan al Sol después de cada paso alrededor de nuestra estrella. A veces, los cuerpos pueden tener acercamientos extremos al Sol que eventualmente llevan a la colisión, inducidos por estos efectos periódicos de Júpiter.

Un buen ejemplo que muestra esta propiedad es el cometa 96P / Machholz 1 que experimenta rápidas fases de aproximación al Sol y finalmente se precipitará hacia la estrella en unos 9.000 años a partir de la actualidad.

«Durante su viaje final justo antes de la colisión con el Sol, encontramos que los desplazamientos orbitales debido a la relatividad general pueden alcanzar un pico a aproximadamente 60 veces el del desplazamiento orbital de Mercurio, que es un valor récord en el contexto de los cuerpos del sistema solar observados tan lejos», indica el estudio.

Además, este cometa sufre una inversión en su dirección orbital de referencia (técnicamente llamada inclinación en la mecánica celeste) debido a los efectos gravitatorios sistemáticos de Júpiter.

Nuestro estudio muestra por primera vez un ejemplo de un cuerpo del sistema solar que muestra todos estos efectos y rasgos mencionados anteriormente que se superponen de una manera ordenada. Esto hace que este estudio sea nuevo y único entre los estudios de órbita anteriores de objetos similares del sistema solar.

Además, la investigación determinó que la combinación de ambos efectos tiene importantes consecuencias en el ámbito de los estudios de impacto en la Tierra de pequeños cuerpos del sistema solar. «Nuestros cálculos muestran que incluso un pequeño desplazamiento orbital debido a la relatividad general puede variar mucho la distancia más cercana a la órbita entre el cuerpo del sistema solar y la Tierra», señalan.

Los efectos periódicos de Júpiter pueden aumentar los efectos relativistas generales en algunas órbitas del sistema solar. Esto lleva a que los escenarios de aproximación cercana entre los cuerpos del sistema solar cambien significativamente.

Esto a su vez juega un papel importante en el estudio y evaluación de estimaciones de amenaza de impacto a largo plazo en la Tierra, lo que puede crear características interesantes y notables como cráteres

y tormentas de meteoritos.

Nuestro planeta ha sido bombardeado con diferentes cuerpos del sistema solar de diferentes tamaños a lo largo de su historia orbital

y estas firmas en forma de cráteres actúan como una herramienta crucial para entender la evolución y dinámica del planeta.

Los modernos estudios telescópicos están explorando el cielo continuamente para encontrar objetos del sistema solar que potencialmente podrían estar muy cerca de la Tierra y convertirse en una amenaza para en el futuro. EP