La ESA celebra en España 40 años de investigaciones

Una antena en la estación de la ESA en Cebreros
Una antena en la estación de la ESA en Cebreros

La Agencia Espacial Europea (ESA) celebra este jueves los 40 años de la red de estaciones de seguimiento con un acto en Cebreros (Ávila), como reconocimiento a que fue allí donde hace cuatro décadas se abrió una estación de seguimiento de satélites que se convirtió en la primera en ser asignada al organismo precursor de la ESA.

Desde entonces, la red de estaciones de seguimiento –Estrack- se ha expandido hasta llegar a tener un alcance global, y hoy emplea tecnología de vanguardia para conectar a científicos y expertos con las naves espaciales que orbitan la Tierra o que se adentran en las profundidades de nuestro Sistema Solar.

Cuarenta años de Estrack

La red Estrack cuenta con estaciones en siete países, todas ellas operadas de forma remota desde el Centro Europeo de Operaciones Espaciales de la ESA (ESOC) en Darmstadt, Alemania. La red está en constante evolución, para hacer frente a la creciente demanda de datos por parte de las misiones de Ciencia y Observación de la Tierra de la ESA.

Según informa la ESA en un comunicado, Estrack tiene capacidad de cobertura global desde la inauguración en 2012 de la tercera antena de 35 metros en Malargüe, Argentina, que se une a las dos antenas de 35 metros ya existentes en New Norcia, Australia, y Cebreros, España. Actualmente la red da soporte a misiones como Rosetta, Mars Express y Gaia, y en el futuro próximo seguirá a BepiColombo, ExoMars y JUICE.

A lo largo de las dos pasadas décadas, compañías de todos los Estados Miembros y Estados Colaboradores de la ESA han desarrollado algunas de las tecnologías de vanguardia hoy en uso en las estaciones de seguimiento, desde amplificadores de bajo ruido enfriados criogénicamente, hasta métodos de procesado de señal digital y precisos sistemas de control de antena.