Mars Express y su atrevido encuentro con Fobos

La sonda Mars Express de la ESA se acerca estos días más que nunca a la mayor luna de Marte: Fobos, sobrevolando su superficie a tan sólo 45 kilómetros de altitud

Imagen de Fobos tomada por la cámara HRSC de Mars Express el 7 de marzo de 2010
Imagen de Fobos tomada por la cámara HRSC de Mars Express el 7 de marzo de 2010

Mars Express ha pasado este domingo tan cerca de Fobos y tan rápido como para no ser capaz de tomar imágenes, pero la maniobra sirve para tomar los datos más precisos hasta la fecha del campo gravitatorio de esta luna, que nos ayudarán a conocer mejor su estructura interna.

El campo gravitatorio de Fobos altera levemente la trayectoria de la sonda europea, variando su velocidad unos pocos centímetros por segundo. Estas pequeñas variaciones se reflejarán en las señales de radio que Mars Express envía a la tierra, y los científicos las podrán relacionar con la densidad y con la distribución de masa en el interior de la luna, informa la Agencia Espacial Europea (ESA).

Las aproximaciones anteriores, como la de marzo de 2010, cuando la sonda se acercó a 67 km de Fobos, sugieren que entre un cuarto y un tercio de la luna están vacíos - Fobos es básicamente una pila de escombros con grandes espacios entre las rocas que componen su interior.

El estudio de la estructura de esta luna de 27 x 22 x 18 kilómetros nos ayudará a resolver el gran misterio que rodea su origen y el de su hermano Deimos, que orbita alrededor de Marte a una distancia tres veces superior.

Las principales teorías sugieren que estas dos lunas podrían ser asteroides capturados por Marte, o que se formaron a partir de los escombros desprendidos por grandes impactos en el planeta.

"Al acercarnos tanto a Fobos, podremos acotar las teorías sobre el origen de estas misteriosas lunas", explica Olivier Witasse, científico del proyecto Mars Express para la ESA.