Padalka bate el récord de permanencia en el espacio con 803 días

El ruso Gennady Padalka, tripulante de la Estación Espacial Internacional, ha superado el récord de permanencia en el espacio al superar a su compatriota Sergei Krikalev que pasó de 803 días, nueve horas y 41 minutos, informa "The Guardian".

Padalka deberá regresar a la Tierra el 11 de septiembre, momento en el que habrá pasado 878 días en el espacio -casi dos años y medio-. Es la segunda efeméride que celebra el astronauta ruso, que el pasado l 21 de junio celebró su 57º cumpleaños en la Estación Espacial Internacional.

Este es el quinto viaje de Padalka al espacio y su estancia no ha estado exenta de desafíos. El cohete no tripulado Dragón, de SpaceX explotó poco después del despegue el domingo en una misión para reabastecer la estación espacial con dos toneladas de alimentos y equipos.

La NASA indicó que la estación espacial tiene suficientes reservas para continuar operando durante varios meses, y la agencia espacial rusa ha hecho declaraciones en los mismos términos. POr lo tanto, hay margen hasta la llegada de suministros en el cohete ruso Progress M-28M, que será lanzado el próximo 3 de julio.

Yuri Baturin, que viajó a la estación espacial Mir con Padalka a bordo de Soyuz TM-28 en 1998, le describió como "uno de los cosmonautas más experimentados en situaciones peligrosas"y "está bien preparado para hacer frente a cualquier desafío". Baturin ha mantenido correspondencia con su antiguo comandante y le ha felicitado hoy por correo electrónico.

Padalka despegó de la estación espacial el 27 de marzo desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajstán) con su colega ruso Mikhail Kornienko y el estadounidense Scott Kelly. Kelly y Kornienko permanecerán en la estación espacial durante un año para estudiar los efectos del vuelo espacial a largo plazo sobre el cuerpo humano, un factor clave en la búsqueda de llegar a Marte.

Las estancias prolongadas en el espacio son complicadas para el cuerpo humano, ya que en condiciones de microgravedad de la columna vertebral se estira, los músculos tienden a atrofiarse y la densidad ósea pueden disminuir. Además, las misiones espaciales prolongadas también presentan desafíos psicológicos, dijo Baturin.