Anuncios que resucitan

Una doble de Audrey Hepburn, en el anuncio.
Una doble de Audrey Hepburn, en el anuncio.

Un paso por delante. En ese punto se encuentra la publicidad respecto a una ciencia que no ha logrado su propia utopía: resucitar a los muertos, algo que, sin embargo, los anunciantes sí han conseguido. Y es que, ya es habitual que las empresas recurran a estrellas del celuloide en sus «spots» para que, tras años de ausencia, aporten al producto «las connotaciones positivas que todos estos mitos tienen y que todos ellos mantienen e incrementan con el tiempo», como explica Santiago Tapia, profesor de Marketing en la Universidad Complutense de Madrid y con años de experiencia en el sector publicitario.

Reapariciones polémicas

El último gran nombre en regresar tras su muerte ha sido Bruce Lee, que lo hizo por primera vez en 2006 con su ya mítica frase «Be water my friend» de la mano de BMW en una entrevista rescatada por la marca de coches. Esta vez ha sido Johnnie Walker la empresa que ha decidido crear al actor chino digitalmente, aunque con algo más de desatino al mostrar una recreación algo afectada por la bebida de la destilería, ya que el maestro de las artes marciales era abstemio.

También con algo de polémica reapareció Fred Astaire diez años después de su muerte; mientras la esposa del actor norteamericano puso todas las facilidades para la producción del anuncio, su hija Ava mostró su desacuerdo a través de una carta: «Él no habría tolerado que nada interfiriera en su gracia». Y es que Dirt Devil –marca de aspiradoras– recurrió a escenas de las películas «Easter Parade» y «Royal Wedding» en las que el actor norteamericano aparecía bailando con una fregona y un perchero para sustituirlos por el electrodoméstico. Pese a las rencillas familiares, las marcas tienen un valor seguro con estas reapariciones porque «no te pueden sorprender por sus actuaciones, y más ahora con las redes sociales», cuenta Santiago Tapia.

Ford también se sumó a la moda de devolver la vida a actores de Holly-wood, esta vez la marca de coches contó con Steve McQueen y con imágenes de «Bullit» para anunciar el nuevo Puma. En el «spot» se podía ver al actor conducir el coche al mezclar tomas de la película con imágenes recientes.

A principios de año, y tras veinte años sin Audrey Hepburn, chocolates Galaxy consiguió con imágenes fotorrealistas en 3D reconstruir a la perfección el rostro de la actriz belga para protagonizar un anuncio ambientado en la película «Vacaciones en Roma». Pero la mayor congregación de estrellas post mórtem la logró Dior en su campaña de Navidad de 2011. En el «spot», Charlize Theron protagonizaba un paseo entre estrellas de la talla de Marilyn Monroe, Grace Kelly y Marlene Dietrich, algo que, sin embargo, «no eclipsó la comunicación», como advierte Santiago Tapia como uno de los riesgos en estos casos.