Cuando el enemigo es el diablo

FOX España estrena en primicia la nueva serie del creador de. «The Walking Dead», Robert Kirckman, inspirada también en un cómic

Patrick Fugit, en la versión del mismo personaje en los cómics

FOX España estrena en primicia la nueva serie del creador de

«The Walking Dead», Robert Kirckman, inspirada también en un cómic

Los cómics se han convertido en una fuente de inspiración televisiva, pero algunas adaptaciones logran despertar más interés que otras. Y si se encarga de ella el padre de los zombis más famosos de la pequeña pantalla la expectación se desborda. Éste es el caso de «Outcast», la producción que podremos ver en España mañana a las 22:20 horas gracias a FOX. Una serie basada en un cómic de Robert Kirkman, que él mismo ha adaptado a la pequeña pantalla.

«Outcast» se centra en Kyle Barnes, un joven que ha sufrido las consecuencias de las posesiones demoniacas toda su vida. Barnes vive en Roma, una localidad ficticia de Virginia Occidental, en la que fue su casa familiar. A pesar de que los malos recuerdos le acechan en el momento más inesperado, el joven lleva cinco meses encerrado en su casa voluntariamente,ya que cree que sólo manteniéndose lejos de sus seres queridos será capaz de protegerlos de los males que le acechan.

- Existencia demoníaca

Sin embargo, su hermana Megan no está dispuesta a dejar que Kyle malviva por culpa de su aislamiento y acude a visitarle. A pesar de las reticencias iniciales, consigue que le permita llenar su despensa y juntos acuden a un supermercado. En él, Kyle despertará los comentarios de los clientes, ya que todo el pueblo conoce las dificultades por las que ha pasado. Pero cuando una pareja de vecinas se le acerca para comentarle lo poco que le ven en la Iglesia, aprovechan para hacerle saber que el pequeño Joshua Austin «ha caído presa de las fuerzas oscuras. Es otra vez como lo que le pasó a tu pobre madre», le dicen.

La necesidad de encontrar respuestas a las preguntas que ha acumulado desde su infancia lleva a Kyle a visitar a los Austin. Allí se encuentra con el reverendo Anderson, que lleva varios días tratando de conocer el mal que sufre Joshua. Juntos se adentran en la habitación del pequeño y viven una aterradora situación que confirma sus peores temores: que se enfrentan, de nuevo, a una posesión demoniaca. Porque, como el reverendo le recuerda a Kyle, fue en su casa donde confirmó que «el diablo era real».

La estremecedora amenaza demoníaca llega al espectador desde el arranque de la serie, ya que en la primera secuencia nos encontramos al pequeño Joshua en su habitación, experimentando las consecuencias de la posesión de la que es víctima. El horror es uno de los ingredientes esenciales de este drama que, a través de los exorcismos, descubrirá al diablo como el protagonista absoluto de los momentos más oscuros y terroríficos de la historia.

«No todas las historias de exorcistas son iguales. Centrar la historia en un pueblo te permite crear una historia diferente que la distingue de las demás». Con estas palabras, Sharon Tal Yguado, productora ejecutiva de la serie, trató de diferenciar a «Outcast» de la fiebre exorcista que atraviesa la pequeña pantalla. «Ante la resolución tradicional de los problemas de las posesiones demoniacas, Robert Kirkman plantea que es el síntoma de otro problema», añadió su colega Chris Black en su encuentro con la Prensa europea, que tuvo lugar un día después del preestreno de la serie en Roma.

Con la segunda temporada de la serie confirmada, ambos productores ejecutivos subrayaron la importancia que la cadena de emisión tiene en la serie. En EE UU «Outcast» pertenece a la cadena de cable Cinemax, algo que les ha permitido «empujar los límites y no impactar por impactar». La libertad que supone no depender de la publicidad ofrece mayor facilidad a las cadenas, lo cual «es liberador como escritor porque permite al personaje decir lo que quiere en cada momento». Sin embargo, ambos son conscientes de que ciertas imágenes pueden provocar rechazo, porque como dijo Black «no puedes hacer que todo el mundo esté feliz».

Buena parte de las secuencias más difíciles estarán protagonizadas por Patrick Fugit, quien interpreta al atormentado Kyle Barnes. El actor se dio a conocer hace 16 años con su papel en «Casi famosos», en la que interpretaba a un adolescente que aspiraba a ser periodista. Durante este tiempo Fugit, de 33 años, ha continuado unido al mundo del cine y la televisión. Y con «Outcast» le ha llegado la oportunidad de ser el protagonista de una serie. Aunque, como él mismo comentó, «es un personaje diferente» a lo que acostumbra, «pero me atrae».

- «Elección extrema»

La dureza de algunas de las escenas le llevó a reconocer que este trabajo es «una elección extrema» y añadió que esto sucede porque «tiene sentido en la historia». Fugit también elogió la escritura de Kirkman y señaló que aunque había leído algunos cómics, «el guión es mucho más rico en términos de información disponible. Robert y el equipo de guionistas han hecho un trabajo muy bueno al crear estos personajes y poniéndolos en sus diferentes contextos».

Respecto a la preparación de su rol, y el contraste de este con su vitalidad, Fugit comentó que rebuscó en los momentos tristes de su vida para interpretar a un personaje «muy desesperanzado y triste» en los primeros episodios. La vertiente religiosa de la serie le llevó a confesar que, a pesar de haber crecido rodeado de mormones en su Salt Lake City natal, se crió «con la suficiente religión a mi alrededor como para saber que no forma parte de mi vida». En cuanto al aspecto sobrenatural de la serie, Fugit reconoció que no cree en las posesiones demoniacas pero que «sería excitante acudir a un exorcismo».