El «expediente» despeja la X

FOX recupera la exitosa producción de los noventa, que el martes (FOX España, 22:20h.) se estrenará en nuestro país.

FOX recupera la exitosa producción de los noventa, que el martes (FOX España, 22:20h.) se estrenará en nuestro país.

Entre los inconvenientes que podemos encontrar a la hora de aficionarnos a una serie se encuentra el hecho inevitable de que la producción tendrá un final. Sin embargo, las cadenas norteamericanas parecen muy interesadas en demostrar lo contrario, recuperando producciones exitosas y alargando la vida de historias que, por los más diversos motivos, despiertan el interés de la audiencia. Para demostrarlo, esta noche (el martes en España) se estrenará en Estados Unidos una de las series que marcaron la década de los 90, «Expediente X». Y como era de esperar en este universo televisivo cada vez más competitivo, lo hará rodeada de expectación e interés por saber cómo le ha sentado a una de las parejas más míticas del imaginario televisivo el paso del tiempo.

En formato miniserie y con una extensión de seis episodios, FOX ha recuperado la creación de Chris Carter que puso de moda las gabardinas, despertó el interés por los fenómenos paranormales e hizo las delicias de los conspiranoicos. Conscientes del reto al que se enfrentaban, la cadena ha contado con todos los elementos que hicieron posible el éxito. Carter, por ejemplo, se ha encargado de dirigir y escribir la mitad de los capítulos. Y frente a las cámaras los espectadores se volverán a encontrar con David Duchovny y Gillian Anderson, los intérpretes que dieron vida a la legendaria pareja de agentes especiales Fox Mulder y Dana Scully. Tampoco faltarán Mitch Pileggi y William B. Davis, conocidos por sus papeles de Walter Skinner y El Fumador. Ni, por supuesto, las conspiraciones, los fenómenos paranormales y la acción.

El riesgo de volver

El regreso de «Expediente X» es un viaje al pasado en el que los protagonistas siguen luciendo sus virtudes. Pero lo hacen en un ambiente en el que la nostalgia se impone a cualquier innovación. El resultado puede resultar algo confuso, un inconveniente que juega en contra de la serie en demasiadas vertientes. Por un lado, el futuro regreso de la producción, que ya se ha comentado, está vinculado a las audiencias. Por otro, el peso del recuerdo que tenga cada espectador será determinante a la hora de aprobar o no su regreso. Porque ningún fan está dispuesto a ver cómo echan por tierra aquello que ha venerado durante tanto tiempo.

En Estados Unidos los críticos que ya han podido ver su arranque no han demostrado demasiado entusiasmo. Algo perfectamente comprensible si atendemos a las palabras de Chris Carter, que en una entrevista a Entertainment Weekly declaró que el primer episodio sería el más emotivo, pero no el mejor. El creador también comentó que el segundo es «muy bueno» y el tercero «terrible». Añadió además que las historias que formarán las tramas estarán muy vinculadas con la realidad y que a través de un «flashback» los espectadores podrán saber más de la comentada relación entre Mulder y Scully.

El éxito que tuvo «Expediente X» fue un gran inconveniente para sus protagonistas. Porque Duchovny y Anderson eran, allá por donde iban, Mulder y Scully. Afortunadamente, la calidad interpretativa de ambos no pasó desapercibida y desde el final de la serie se han convertido en dos rostros habituales de la ficción audiovisual. El neoyorquino probó suerte en la gran pantalla sin acierto. En 2007 consiguió encontrar un papel a su medida: el de Hank Moody, protagonista de «Californication». Un rol que le sirvió para ganar el Globo de Oro al mejor actor cómico ese mismo año y para ser nominado en otras cuatro ediciones. Tras el final de la serie, Duchovny se convirtió en el detective Sam Hodiak, protagonista de la producción ambientada en los años sesenta «Aquarius». Pero también ha podido ocuparse de otras disciplinas y este año saldrá de gira con su disco debut «Hell Or Highwater», que le traerá a Barcelona el 14 de mayo.

Sueldo desigual

Como si de la ficción se tratase, el recorrido que ha seguido Gillian Anderson ha sido más serio, más constante y provechoso que el de su compañero. A pesar de haber nacido en Chicago, Anderson tiene antepasados ingleses, y quizá sean esos los que le han permitido tener un acento británico tan creíble y una dilatada carrera en la televisión de Reino Unido. En 2005 protagonizó la miniserie de la BBC «Casa desolada», y seis años hizo lo propio en «Pétalo carmesí, flor blanca». Para confirmar que es la gran actriz que algunos supieron ver hace años hubo que esperar hasta 2013, cuando protagonizó «La caza» y participó en «Hannibal».

Ambos trabajos ratificaron que es una de las mejores intérpretes de su generación, e incluso en proyectos fallidos queda patente su nivel. Algo que no parece haber sido suficiente para los productores responsables del regreso de «Expediente X», que le ofrecieron a la actriz la mitad de lo que le pagarían a su compañero de reparto, Duchovny. Una discriminación a la que quizá Hollywood debería dedicarle el mismo esfuerzo e interés que su (supuesta) preocupación por el color de los Oscar.

¡Que vuelven los 90!

Las cadenas son poco dadas a renunciar a proyectos que, sin demasiado esfuerzo, les procuran un gran interés de los medios y del público. Y no hay estreno que sea capaz de seducir al espectador más que cualquier regreso cargado de nostalgia. Desempolvar viejas producciones no es exclusivo de FOX, y «Expediente X» no será la primera ni la última producción noventera que volverá a la pequeña pantalla. Dentro de un mes, otra serie familiar de los noventa, «Padres forzosos», regresará de la mano de Netflix con el título de «Madres forzosas». Los espectadores retornan a la casa de la familia Tanner, ubicada en San Francisco, para disfrutar de un agradable rato de enredos y risas. Si en la simpática producción original era Danny Tanner el que trataba de educar a sus hijas, en esta revisión moderna será la mayor de ellas, C.J., la que pida ayuda a su hermana Stephanie y su amiga Andrea para criar a sus criaturas. Algo más habrá que esperar para volver a sumergirnos en una de las historias más inquietantes de los 90, «Twin Peaks». Será Showtime la cadena encargada de resucitar en 2017 la creación de David Lynch, que repetirá a cargo de la dirección. Con Kyle MacLachlan recuperando su personaje del agente Dale Cooper y la presencia asegurada de Sheryl Lee, que interpretó a Laura Palmer, el regreso de la producción es uno de los más esperados en la comunidad seriéfila.