El fantasma de la muerte unirá a la familia Alcántara

Paula Gallego junto a Ana Duato, en un episodio de la temporada décimo tercera

El avance del próximo capítulo de «Cuéntame como pasó» que se emite el jueves ha vuelto a provocar que sus seguidores levanten las cejas y se enciendan todas las alarmas. Merche (Ana Duato), que sigue revolviéndose como un animal herido por la infidelidad de Antonio (Imanol Arias), tiene otro motivo para preocuparse: operada de un cáncer de mama, por el que le amputaron un pecho, se ha descubierto un bulto de ahí que los fantasmas de un pasado –la enfermedad– que para ella se ha convertido en un presente continuo reaparezcan con toda su virulencia. «No le puedo negar que esta situación abre una nueva vía argumental. Merche va a estar preocupada y asustada –dice Eduardo Ladrón de Guevara, el editor de los guiones de la serie– Es más, en ocasiones, sin llegar a culpabilizarse, sí que achaca los ''cuernos'' de su esposo a que a ella le han mutilado un pecho y no es una mujer completa. Nunca nos planteamos tratar de forma frívola la grieta que se ha abierto entre los Alcántara».

Una situación muy dura

Con el matrimonio prácticamente desecho, ya no viven juntos, más de cuatro millones de espectadores esperan una deseada reconciliación que no termina de llegar. ¿Será posible –si hay que hacer caso al manido refrán de «no hay mal que por bien no venga»– que ese bulto acerque a la pareja? «Sí, es evidente, la propia Paz (Ariadna Gil), el nuevo amor de Antonio, le dice que la acompañe en el hospital, porque ella está viviendo una situación muy dura, pero eso no va a provocar que vuelvan a vivir juntos», dice Ladrón de Guevara que, sin embargo, anticipa a LA RAZÓN que esto sucederá en la décimosexta temporada, que ya está en fase de preproducción con los guionistas pergueñando nuevas tramas sin prisa pero sin pausa. Al editor no le duelen prendas al soltar de sopetón a quien esto escribe una de las grandes incógnitas de la serie que tiene el alma en vilo a sus millones de seguidores: «Hace muchos años me enseñaron que lo importante de este oficio no es contar lo que va a suceder sino cómo ocurre. Lo que pasa es que las nuevas generaciones llaman ''spoiler'' a cualquier revelación. Merche no va a morir, ¡cómo nos vamos a desprender de un personaje tan importante!, pero, además de un posible repunte de su enfermedad –y ahí lo dejo–, va a tener que enfrentarse a una situación mucho más dura en los episodios finales de esta temporada.

Y es que la muerte se ha instalado en la cotidianeidad de los Alcántara y no va a pasar por la abuela, Herminia. Tras el fallecimiento de Eugenio (Pere Ponce), el ex marido de Inés, la hija mayor de la familia hace dos episodios, la audiencia tiene el corazón en un puño porque cada capítulo trae un nuevo sobresalto y ninguno es positivo. Ladrón de Guevara anticipa uno de los secretos mejor guardados de esta décimo quinta temporada: el acercamiento que terminará uniendo a Antonio y Merche llegará por un acontecimiento que volverá sus vidas del revés y que afecta a uno de sus hijos: Toni (Pablo Rivero). «El chico está investigando los robos que están sucediendo en varias joyerías y que son un poco sospechosos, ya que están implicados varios polícías que siguen siendo del antiguo régimen –cuenta Ladrón de Guevara– . En el final de la temporada la familia vivirá una gran conmoción, hasta el punto de que pensarán que no volverán a ver con vida a Toni, que es víctima de una represalia». Eso sí que será el detonante definitivo para que Antonio y Merche reconduzcan su historia de amor, algo magullada, eso sí, y vuelvan a convivir bajo el mismo techo. ¿Y qué sucedera con Paz? En la presentación de la temporada que se está emitiendo, nadie se pronunció sobre la continuidad o no de Ariadna Gil en la serie. Ahí sí que Ladrón de Guevara no está dispuesto a seguir tirando del hilo para deshacer la madeja, «pero está claro, y los espectadores ya lo han podido comprobar, que Paz no es de esas mujeres que acepten ser la amante, aunque, ¿quién sabe?».