El negocio de matar a Chanquete

500.000 espectadores vieron el penúltimo capítulo 33 años después y le convirtieron en trending topic

La pandilla defiende «La dorada» de una promotora

Pancho corre por la cala hacia la pandilla con su eterno polo de rayas amarillas y negras mientras grita, y al escucharle, los chicos: Bea, Tito, Piraña, Desi, Quique y Julia, se quedan petrificados. «Chanquete ha muerto», exclama. El minuto 27 del penúltimo capítulo de «Verano azul» traumatizó a toda una sociedad el 7 de febrero de 1981 y hasta los medios de comunicación se hicieron eco del fallecimiento del personaje del marinero interpretado por Antonio Ferrandis. 33 años después la escena se repitió pero con salvedades: se emite la serie remasterizada y esta vez los espectadores lloraron por Twitter y convirtieron«#Chanquete» en trending topic mundial.

TVE ha sabido seguir sacándole partido a su archivo y a la enésima reposición –nadie se pone de acuerdo de si es la décima o undécima– de la veterana serie dirigida por Antonio Mercero, que emitió ayer su último capítulo en La 2. «Verano azul» se puede considerar un tesoro nacional. Apenas costó 9 millones de pesetas (54.000 euros), pero tardó más de 16 meses en grabarse, del 21 de agosto de 1979 a diciembre de 1980 –lo que dejó fuera al actor Jorge Sanz porque sus padres no quisieron–. Los tres últimos capítulos, que concentran la intensidad del guión, han conseguido datos de audiencia que superan de media los espectadores de toda la cadena. Si bien tuvo una primera semana por debajo del 2,5% de cuota, las entregas posteriores han llegado incluso al 5,5% y desde el ecuador de la serie siempre ha estado por encima de la barrera del 4%, mientras que la media de La 2 en julio está en un 3,2% de «share». El episodio de «No nos moverán» anotó un 4,9 de «share» y 550.000 espectadores, mientras que la muerte de Chanquete reunió a 554.000 personas (4,7% de cuota). Pero más allá de los 20 millones de espectadores que han visto la ficción en cualquiera de sus emisiones, «Verano azul» acumuló, además del trending topic mundial, los hashtag, @ChanqueteHaMuerto y #VeranoAzul, que recogieron miles de comentarios.

También la red, que entonces no existía, se ha utilizado estos días para saber qué fue de los protagonistas y detallar todas las curiosidades de una serie que fue nuestra gran superproducción del momento (con razón se vendió a Portugal, Angola, Argelia, Croacia, Checoslovaquia, Polonia, Bulgaria y Francia). Cabría destacar que el barco siempre fue un decorado hasta que Nerja construyó el suyo, que el acordeón de Chanquete no emitía ningún sonido y que se grabaron 19 capítulos en lugar de los 20 previstos. Incluso Mercero dijo en alguna ocasión que, de saber la repercusión del fallecimiento del personaje, TVE no lo habría consumado... Volvimos a llorar, pero esta vez está Twitter para consolarnos.

Espacio para la nostalgia

Twitter estuvo avisando todo el día del primer «spoiler» de la historia. «Última hora #Chanquete ha muerto. Lo cuenta ahora mismo Pancho en @la2_tve» avisó a incautos @MartaHortelano. Otros, como @Un_gemeliermas, confesaban su emoción: «Lo normal ir al salón y ver el final de Chanquete y llorar».