El «secreto» de un éxito

Una de las escenas de «El secreto de Puente Viejo», que en abril tuvo una media de cuota del 17,8 por ciento
Una de las escenas de «El secreto de Puente Viejo», que en abril tuvo una media de cuota del 17,8 por ciento

Superan los 500 capítulos –y los que quedan– con la vitola de éxito pero sin síntomas de agotamiento y sin acomodarse. Y es que, como afirma la autora de la idea original de la productora Boomerang TV, Sonia Guerra, «''El secreto de Puente Viejo'' es un folletín sin complejos, que siempre busca una vuelta de tuerca a las tramas». Con un potente músculo narrativo, y con la voluntad de renovarse sin perder su esencia, se incorporan nuevos personajes a una serie que le está dando muchas alegrías a Antena 3. Como afirma el director de contenidos de Boomerang TV, Josep Cister, «siempre buscamos darle un soplo de aire fresco a la ficción con figuras que aporten nuevos giros argumentales y aporten otros matices, aparte, evidentemente, de enriquecer un producto muy sólido».

Como explicó la directora de ficción de Atresmedia Televisión, Sonia Fernández, «hay que recordar que en esa franja vespertina, antes de la emisión diaria de ''El secreto de Puente Viejo'' teníamos un seis por ciento de cuota de pantalla, ahora, estamos en un 17, once puntos más, por lo que confiamos mucho en esta ficción de época, a la que es fácil augurar un largo recorrido».

Y es que, como Martínez reconocía, «esa franja es muy complicada porque no es fácil cambiar los hábitos de los espectadores. No sólo hay que ofrecerles un producto de calidad, también hay que llamar la atención de la audiencia y fidelizarla». Se ha logrado, pero quieren más. Así, el reparto se refuerza con la incorporación de cuatro jóvenes promesas: a partir de mañana se podrá ver a Jorge Pobes, Javier Abad, Charlotte Vega y, a principio del mes de junio, irrumpirá Ariadna Gaya con un personaje con mucha chicha: la auténtica hija de Tristán y Pepa, la partera.

Buenos actores

«Desde el inicio de la serie no queríamos actores buenos, no famosos y se ha podido comprobar que acertamos, a la serie le apoyan más de 1,6 millones de espectadores», explica Guerra.

«Lo bueno del folletín es que te permite abordar muchos géneros sin que entren en colisión, como el melodrama, el suspense, algunas dosis de humor», dice Guerra, consciente de que el principal pilar de la serie es que todos los personajes tienen un secreto que ocultar sin que signifique que tengan un lado oscuro.

En esta nueva etapa el tono de emoción sube considerablemente, ya que, si no habrá «Cuatro bodas y un funeral» –haciendo honor a la popular película– sí que se producirán varios enlaces, algunos no deseados, y responsos inesperados por la sorpresiva muerte de varios personajes. Como Jorge Pobes, que encarna a Aníbal explica, «la maldición de los Buendía nos persigue, es muy poderoso y, en el caso de mi personaje, está marcada por las desgracias que ha vivido».