La aventura al límite de Cristina Pedroche

Cristina Pedroche, en el rodaje de «Pekín Express»
Cristina Pedroche, en el rodaje de «Pekín Express»

La presentadora llega hoy al «prime time» de Antena 3 con «Pekín Express: la ruta de los mil templos»

En el puzzle de la programación de la cadena de Atresmedia había una pieza por encajar: un «reality de aventuras». Ya está aquí. Esta noche, en horario «prime time», Antena 3 y la productora Boomerang TV estrenan «Pekín Express: la ruta de los mil templos». La presentadora que se ha elegido para conducir este espacio de concursantes anónimos que prometen dar muchas sorpresas es Cristina Pedroche, que da el salto al «prime time» con una mezcolanza de sensaciones, que pasan de la ilusión a la incertidumbre pasando por los nervios. «Normal, si no estuviese nerviosa es que no no me tomaría mi trabajo con responsabilidad. Además, el espectador me va a ver en un cambio de registro que espero que les guste, pero que nadie piense que me voy a convertir en la Srta. Rotenmeier».

Importancia de la crítica

Las críticas le alarman lo justo. O al menos de dónde provengan: «Por supuesto que me importa lo que piense mi familia, la cadena y mi novio», se refiere al chef David Muñoz, de DiverXo, del que afirma que «le pido que se case conmigo todos los días, a ver si un uno de ellos cuela». Pero no transige con las de las personas anónimas que la someten a juicio a través de las cuentas de Twitter. «Mira, algunos ni siquiera se identifican... En serio, ¿cómo voy a discutir con alguien que tiene de foto un huevo?», dice saliéndole ese ramalazo de Vallecas del que tanto presume y con razón.

Tanto Pedroche como los responsables de este «reality» de aventuras son conscientes de que, «aunque la elección de una buena presentadora es importante, el secreto del éxito del programa es el casting», comentó la directora de contenidos de Antena 3, Carmen Ferreira, que también aclaró que buscaban un perfil de concursantes más maduros, «no queríamos que todos fuesen jóvenes».

Las ocho parejas de concursantes vivirán ocho etapas donde recorrerán 3.500 kilómetros. El inicio será en Myanmar (la antigua Birmania), después llegará Malasia y finalizarán en Singapur. Tendrán que sobrevivir con un euro al día y demostrar sus dotes de «diplomacia de calle», puesto que necesitarán la colaboración de los ciudadanos de estos países. Ya en la primera entrega se vivirán algunas escenas absolutamente surrealistas protagonizadas por dos amigas de Fuerteventura y dos gemelos de Badajoz. «Mi relación con ellos es complicada porque no puedo ser ni su amiga, ni su cómplice. En algunas ocasiones me tengo que poner dura», comenta Pedroche, que asegura venir transformada de este viaje, tanto interior como exteriormente. «Hay un antes y un después de ‘‘Pekín Express’’. Ten en cuenta que me fui a rodarlo cuando apenas llevaba unos meses con David. El amor me cambió la vida, pero el programa también. El rodaje ha sido bastante duro. A veces grabábamos con 45 grados de altura y un 80 por ciento de humedad y las condiciones higiénicas tampoco eran las más adecuadas. Ahora pienso que en Occidente a veces nos comemos la cabeza por cosas absurdas y nos complicamos la vida a lo tonto. Al volver valoras mucho más lo que tienes. Para empezar, me he dado cuenta de que quiero pasar el resto de mi vida con él».

La emisión del «reality» se complementará con «Esto no es Pekín», donde Pedroche conversará con la pareja eliminada en cada entrega. Los espectadores también podrán vivir su propia aventura a través de antena3.com. En la página oficial del programa encontrarán entrevistas, el blog de viaje de la presentadora e imágenes exclusivas.