La guerra de series de 2016

Scorsese, Travolta y Stephen King, algunos de los nombres que marcarán este nuevo año

«Expediente X». Mulder y Scully volverán para ocuparse de un importante caso.
«Expediente X». Mulder y Scully volverán para ocuparse de un importante caso.

Scorsese, Travolta y Stephen King, algunos de los nombres que marcarán este nuevo año

El año que acabamos de estrenar llega con un calendario televisivo cargado de estrenos y regresos. A las nuevas apuestas, consecuencia del ciclo natural del medio, se suman las segundas temporadas de las producciones propias de los nuevos actores de la ficción televisiva, con Netflix como máximo representante y Hulu y Amazon como alumnos aventajados. La oferta seriéfila continúa creciendo, y la llegada de nuevas producciones no se va a hacer esperar. En nuestro país, por ejemplo, el jueves 7 de enero podremos disfrutar, a través de TNT, del capítulo especial de la serie británica de moda, «Sherlock». A lo largo del mes también se estrenarán en España «Flesh & Bone», «Angie Tribeca», «The Grinder» o la adaptación de Amazon de «Mad Dogs».

- Crímenes con historia

En lo que se refiere al calendario estadounidense, que ha reservado el próximo domingo para la entrega de los Globos de Oro, habrá que esperar un poco más para poder ver dos de los estrenos más esperados del año. El domingo 17 Showtime estrenará «Billions», protagonizada por Paul Giamatti y Damian Lewis, en su primera producción norteamericana tras «Homeland». Con cierto aire a «El lobo de Wall Street», la serie narrará las consecuencias del enfrentamiento entre el Fiscal Federal Chuck Rodas (Giamatti) y un ambicioso inversor (Lewis). Una semana después (el 26 de enero en España) regresará una de las producciones míticas de la ficción televisiva, «Expediente X». En formato miniserie, y con tan sólo seis episodios, Mulder y Scully volverán para ocuparse de un importante caso.

Otra de las producciones más interesantes de 2016 llegará a la parrilla poco después. El 2 de febrero FX estrenará la nueva antología de Ryan Murphy, «American Crime Story». Y los críticos que ya han podido verla hablan maravillas de ella. En su primera temporada la producción se centrará en el juicio por asesinato de O.J. Simpson, uno de los acontecimientos más importantes de los 90 en Estados Unidos. Con John Travolta, Cuba Gooding Jr., David Schwimmer y Sarah Paulson en el reparto, la primera temporada estará compuesta por diez episodios. También ha generado mucha expectación el nuevo proyecto de HBO y Martin Scorsese, «Vinyl», en la que participan Terence Winter y el líder de los Rolling Stones, Mick Jagger. Olivia Wilde («House») y Bobby Cannavale («Boardwalk Empire») son los protagonistas de esta historia ambientada en los años 70 y centrada en la industria musical de Nueva York. El 2016 no estaría completo sin una adaptación literaria de relumbrón y sin un regreso noventero que a primera vista parece innecesario. De lo primero se encarga Hulu, la plataforma de streaming estadounidense, que con James Franco a la cabeza del proyecto se ha atrevido a llevar a la pequeña pantalla el libro de Stephen King «22/11/63». Publicada en 2011, la novela se centra en Jake Epping, un profesor que viaja en el tiempo y tratará de impedir el asesinato de Jonh Fitzgerald Kennedy, que ocurrió en la fecha que da nombre a la serie.

En lo que respecta al regreso a los años 90, Netflix resucitará en forma de spin-off una de las comedias más famosas de la época, «Padres Forzosos». Con el título de «Madres Forzosas» la historia se centrará en C.J, la hija mayor de los Tanner, que recurrirá a su hermana Stephanie y su amiga Kimmy para que le ayuden con la crianza de sus hijos. Aunque no se espera la presencia de las gemelas Olsen, sí que está previsto que regresen a su televisiva casa de San Francisco, su padre Danny, el mejor amigo de este, Joey, y su tío Jesse.

- Una de cómic

Otras producciones muy importantes no tienen fecha de estreno, aunque sus respectivas cadenas han confirmado que podremos verlas en 2016. Es el caso de «Preacher», uno de los estrenos más importantes de AMC. El canal de cable continúa apostando por las adaptaciones de cómics que tantos éxitos le ha dado, para llevar a la pantalla la historia del reverendo Jesse Custer, al que encarnará Dominic Cooper.

También está previsto que Showtime resucite «Twin Peaks» y que ABC haga de la historia de Bernie Madoff una miniserie. Por si esto fuera poco, HBO estrenará la adaptación de la película de Michael Crichton «Westworld», con Anthony Hopkins y Ed Harris como protagonistas. Y en Amazon debutará el alabado director de cine Woody Allen con un proyecto que aún no tiene título.

2016 también será el año en el que se produzcan dos interesantes y esperados regresos, los de los protagonistas de «Breaking Bad», Bryan Cranston y Aaron Paul. El primero aparecerá brevemente en una serie de Amazon que se ha encargado de producir, «Sneaky Pete», con Giovanni Ribisi y Margo Martindale en el reparto. Por su parte, Paul protagonizará junto a Hugh Dancy («Hannibal») y Michelle Monaghan («True Detective») «The Path», un drama familiar que ofrecerá una imagen muy distinta del actor que dio vida a Jesse Pinkman.

- Propuestas de Netflix

La empresa dirigida por Reed Hastings afrontará en 2016 su cuarta temporada en la ficción televisiva. Y lo hará apostando de nuevo por proyectos vistosos y apetecibles. Además de continuar con su interés por los superhéroes, en esta ocasión apostando por Luke Cage, Netflix probará suerte en el género del musical. Y no lo hará con cualquiera, ya que tras «The Get Down» se encuentran Baz Luhrman y el creador televisivo Shawn Ryan, con Jimmy Smits y Giancarlo Esposito en el reparto.

Por su parte Winona Ryder protagonizará la serie sobrenatural «Stranger Things», y con «The Crown» los espectadores se sumergirán en la historia de la familia real británica. Judd Apatow con «Love» y Will Arnett en «Flaked» serán los creadores más reconocibles del género de la comedia, en la que también veremos a Ashton Kutcher protagonizando «The Ranch». En definitiva, un buen puñado de productos atractivos que ayudarán a Netflix a seguir compitiendo en el disputado sector de las producciones serializadas. Un ámbito que cada vez pertenece menos a las cadenas de televisión. Para fortuna del espectador.

Más que un posible adiós

Al contrario de lo que ha sucedido en 2015, un año en el que los amantes de las series se han despedido de producciones como «Justified», «Mad Men» o «Parks & Recreation», no está previsto que en 2016 haya que decir adiós a alguna de renombre. Sin embargo la longevidad también pasa factura a las ficciones, y no podemos descartar que éste sea el año en el que digan adiós series como «Bones» o «Castle». El coste de las producciones, que crecen cada año por culpa de los cachés de los actores, y unas cifras de audiencia que ya no sorprenden podrían ser las culpables de que la mítica pareja de procedimentales policiales ponga fin a su historia. Otra de las series que camina en la cuerda floja es «The Good Wife», de la que sus creadores, Robert y Michelle King, dijeron en su momento que no se extendería más de las siete temporadas. Además de llegar a esta cifra, la producción protagonizada por Julianna Margulies da muestras ya de agotamiento, y quizá este sea el año en el que su calidad no sea ya suficiente razón para mantenerla en antena. Una duda que podría tener la misma cadena con otra de sus creaciones, «CSI: Cyber». La última en incorporarse a la franquicia policial está lejos del éxito que alcanzaron sus predecesoras, y su calidad es significativamente menor a lo que cabría esperar en un producto televisivo serio. En lo que respecta a las que terminarán antes de lo que habrían deseado, son varias las series estrenadas hace unos meses que no verán una nueva temporada. A pesar de que las cadenas han evitado, quizá en exceso, utlizar la palabra «cancelación» «The Player» o «Minority Report» han visto cómo sus planes se quedaban en temporadas cortas. Y gracias. Mientras que otras, como la incursión de Eva Longoria en el género de la comedia con «Telenovela», lleva en sus pobres audiencias un más que previsto y abrupto final.