Las mujeres toman el mando

Las series con protagonistas femeninas arrasan en todas las televisiones

«Peligrosa». En «Revenge», tras la apariencia de una joven amable y sofisticada , se esconde una venganza
«Peligrosa». En «Revenge», tras la apariencia de una joven amable y sofisticada , se esconde una venganza

Parece que las series de ficción quieren acabar con una de las costumbres más arraigadas en el mundo de la televisión: la guerra por tener el mando a distancia. La pequeña pantalla ha ganado en pluralidad de ofertas para todos los gustos, e incluso en los últimos dos años las series que se desarrollan en un entorno femenino, y en las que la o las protagonistas son mujeres, han ganado relevancia y, por qué no, audiencia masculina. Pero ya no son sólo cuerpos o acompañantes del eterno protagonista masculino. Son inteligentes, elegantes, orgullosas de su sexualidad, poderosas, y, en muchas ocasiones, referentes de la psicología femenina actual, cuyos papeles escriben una nueva generación de guionistas.

Después de que en 2012 se apagara el eco de los tacones que dejó «Mujeres desesperadas», el público buscaba un espacio que reuniera las características de la icónica serie. Algunas ofrecen intriga, otras modelos impagables e imposibles y otras ese humor tan incisivo que caracterizaba a Eva Longoria y compañía. «Revenge», que emite en España Fox, ha sido la revelación de la temporada en la ABC estadounidense. Amanda Clarke, que encarna Emily VanCamp, regresa a su pueblo natal para vengarse de los causantes de la muerte de su padre y de todo el que se le ponga por delante. Es una adaptación muy libre de «El Conde de Montecristo», de Alejandro Dumas, pero mezclado con celos, psicópatas, traiciones y relaciones sentimentales fracasadas. «Pequeñas mentirosas», que emite AXN White, es quizá la más parecida a «Mujeres desesperadas», y, más allá de la trama, destacan los modelitos de sus cuatro jóvenes protagonistas y los encuentros amorosos de éstas con compañeros e incluso profesores. Otras protagonistas con peso son Cobie Smulders («Cómo conocí a vuestra madre», «Marvel: Agents of Shield»), Kaley Cuoco («The Big Bang Theory») –la segunda actriz mejor pagada de la televisión según la lista «Forbes»–, Jessica Lange en «American Horror Story», Diane Kruger en «The Bridge» y Claire Danes en «Homeland». El papel de mujer poderosa lo encarnan tres series en emisión. La primera es la revolucionaria «Master of Sex» protagonizada por Lizzy Caplan en el papel de la psicóloga Virginia Johnson que, junto a un ginecólogo, encabeza la revolución sexual femenina en los años 60. «The Good Wife», cuya cuarta temporada emite Fox en nuestro país, presenta a una madre y esposa que debe hacerse cargo de la conducción y manutención de su familia después de que su esposo, un eminente procurador, sea destituido y encarcelado bajo el cargo de corrupción política y se hagan públicas sus relaciones con prostitutas. Por su parte, Canal + acaba de estrenar «Orange is the New Black», una ficción basada en las experiencias reales de Piper Kerman, que acaba encarcelada en una prisión, y retrata el sistema penitenciario americano con su represión sexual. Precisamente, su guionista Jenji Kohan («Weeds») es una de las artífices de este cambio de rumbo en la predominancia femenina junto a Shonda Rhimes, creadora de «Anatomia de Grey» y la novedosa «Scandal», en la que la protagonista es Olivia Pope, que se mueve entre las altas esferas de la administración americana. Durante este otoño y a lo largo de 2014 veremos llegar series cuyas protagonistas ganan relevancia cada día: Adelaida Kane, que encabeza el reparto de «Reign», que relata la vida de María Estuardo, Sarah Michelle Gellar («Buffy») vuelve como con «The Crazy Ones» junto a Robin Williams; la australiana de 27 años Rebel Wilson llegará con «Super Fun Night», la historia de tres amigas que sacan buenas notas y lo pasan bien las noches de los viernes; Jessica de Gouw («Arrow») interpretará el personaje de Mina en la nueva versión para televisión de «Drácula»; Sophie Lowe es la encargada de dar vida al personaje de «Alicia en el País de las maravillas» –«Spin-off» de «Érase una vez»–; y Gillian Anderson («Expediente X») vuelve a televisión en el papel de una sensual detective en «The Fall».

En España la tendencia es equiparable. Este año el protagonismo se lo han llevado personajes como los de «Isabel», «Vive Cantando», y «El tiempo entre costuras». La más representativa, «Mujeres», pasó desapercibida en su emisión en TVE 2 a pesar de sus buenos resultados.

Quiero esecorte de pelo

El que niegue la influencia de las series de televisión es que no sabe que ha crecido exponencialmente la venta de máquinas de coser y los viajes a Tánger gracias a «El tiempo entre costuras». También «Girls», la versión juvenil de «Sexo en Nueva York», tiene sus adeptas en lo que al estilismo de las protagonistas se refiere, como pasó con la vuelta a los años 60 provocada por «Mad Men». No muy lejos anda la joven Lizzy Caplan, que ha conseguido que el que escriba oiga que alguna chica se acerque con su foto hasta su peluquería favorita para pedir el mismo corte.