Luján Argüelles busca novio a las madres «tróspidas» de Cuatro

Después de "¿Quién quiere casarse con mi hijo?", Luján Argüelles dedica, desde mañana, sus mejores artes de "celestina"a encontrar pareja a las madres de estos personajes "tróspidos", es decir "inclasificables o peculiares", protagonistas de algunos de los programas más vistos de Cuatro. "¿Quién quiere casarse con mi madre?"(QQCCMM) se recrea en ese universo "tróspido"convertido ya en "un género en sí mismo", ha explicado hoy ante la prensa el director de producción de programas de Cuatro, Mariano Blanco, y buscará el amor para cinco mujeres maduras que escucharán los consejos de sus hijos para evaluar a los pretendientes.

Paulina, profesora de fitness y "ex pija", según su hija Blanca, tiene claro que no quiere "un hombre sin dinero". Charo, policía local y aficionada a las motos, ha descubierto en la televisión "un mundo alucinante"mientras que con la ayuda de su hijo Kike busca una relación en la que surja "la oxitocina", ha dicho hoy. Mar, dramaturga, buscaba junto a su hijo Javier "aventura y amor", y hoy ha asegurado haber encontrado "las dos cosas", mientras Toñi, consejera de empresa y la única que repite ante las cámaras tras aconsejar a su hijo Gabi en el programa original, ha dicho que lo ha pasado "muy bien, al contrario que la vez anterior", en su búsqueda de "un Tarzán"para su vida.

Teresa, administrativa de profesión de 55 años y que aparece en el espacio con su hijo Nico, ha asegurado hoy que en este programa ha "conocido el amor, y ha sido preciso", algo que no se podía "imaginar"a "estas alturas"de su vida, en la que vio cómo se rompía la relación con el padre de su hijo cuando iban a casarse. Esta es la historia personal preferida de la presentadora del programa, quien ha explicado tras la rueda de prensa sentirse "mucho más identificada con este grupo de mujeres"que con los "tróspidos"que han protagonizado entregas del programa original, cuya segunda edición se cerró la semana pasada con el 10,3 de cuota de pantalla (1.608.000 espectadores).

"Me identifico bastante con estas madres, aunque ellas ronden los 50 y yo tenga 36, porque las mujeres tenemos una manera de enfrentarnos al amor peculiar, ni mejor ni peor, distinta", explica la periodista asturiana, quien añade que "las mujeres de cierta edad, a la hora de ser claras, son muy claras". Argüelles ha dicho "no hay que perder la ilusión, se puede encontrar el amor en cualquier momento", como se verá en su nuevo espacio, siempre desde el humor y el "buen rollo"que proponen estos "tróspidos", neologismo televisivo forjado en las redes sociales y que la presentadora define como "diferentes, peculiares".

Pero nunca "frikis", un término que le "molesta profundamente", porque los participantes, tanto "las madres los hijos, se merecen el respeto de todos"por los buenos momentos de diversión que ofrecen. Los "tróspidos", que resultan "una forma de ser más que un género", según los ha definido el director general de Contenidos de Mediaset, Manuel Villanueva, serán también protagonistas del espacio "Inteligencia Artificial", que precederá al estreno de "CCCMM"como una ventana a un variopinto universo de ofertas de demandas, compraventas o curiosos servicios.