Concha, la abuela valenciana que ha enamorado a Disney con sus dibujos en Instagram

A sus 88 años, esta instagrammer española cuenta con más de 157.000 seguidores gracias a sus paisajes, animales y rincones urbanos dibujados con un programa básico de ordenador: el Paint.

Concha García Zaera, la dibujante de 88 años que difunde en Instagram sus obras hechas en Paint / Efe
Concha García Zaera, la dibujante de 88 años que difunde en Instagram sus obras hechas en Paint / Efe

A sus 88 años, esta instagrammer española cuenta con más de 157.000 seguidores gracias a sus paisajes, animales y rincones urbanos dibujados con un programa básico de ordenador: el Paint.

A sus 88 años y más de 157.000 seguidores en Instagram, la dibujante española Concha García Zaera ha enamorado a Disney a través de sus paisajes, animales y rincones urbanos dibujados con un programa básico de ordenador: el Paint. De hecho, la compañía de entretenimiento más grande del mundo encargó a esta «abuelita» que difundiera en las redes su visión de la nueva Mary Poppins.

Concha, nacida en Valencia en 1930, subió a las redes a mediados de diciembre su particular interpretación en Paint del cartel de la película 'El regreso de Mary Poppins', «una obra de arte prácticamente perfecta en todo», según afirma Disney España, y que ya roza los 40.000 "me gusta"en la cuenta de esta instagrammer octogenaria.

"Es un personaje que siempre me ha encantado", asegura la artista a Efe, quien fue invitada por Disney al estreno de la película, y asegura que la propuesta de la compañía le supuso un verdadero "reto"porque nunca había dibujado rostros.

Durante varias semanas retocó el dibujo de la famosa niñera hasta que estuvo "satisfecha", con especial dificultad en el sombrero y el pelo del personaje que en esta ocasión encarna Emily Blunt. "No tengo nada de imaginación", confiesa, aunque se le da muy bien copiar y la inspiración le viene de cualquier sitio, la bolsa de una farmacia o de cualquier tienda, un cuadro en un escaparate, una postal, una caja de un juego o dibujos de una revista.

Concha reconoce que va "cazando"y "robando"imágenes porque cuando ve algo que le gusta, le hace una foto y luego la imprime, la cuadrícula y la copia en su ordenador. Esa facilidad para copiar le ha permitido dibujar pájaros, ciervos, peces o gatos, pero también faros, la playa valenciana de El Saler, la isla griega de Santorini o rincones andaluces, de China o de su ciudad natal, como el puente de la Trinidad, el Mercado Central, la Lonja o la Catedral.

La artista tiene especial cariño le tiene a dibujos en los que se ve la imagen del pueblo de su abuela, Vall de Almonacid, en la Sierra de Espadán (Castellón), donde ha pasado todos sus veranos y alguno de los cuales roza los 54.000 "me gusta". También le gusta mucho uno de Valencia en el que se ve la Lonja y el Mercado Central (supera los 50.000 likes) o la imagen de una ventana que, dice, le atrapa por su "realismo"con las sombras y las luces que tiene.

La instagrammer octogenaria recuerda como "costoso"el que ha llamado Lisboa y que copia una postal que su hija le trajo de la capital portuguesa con el tranvía y con "muchos balconcitos, casas y macetas", y se ríe cuando enseña el dibujo Fallera, una versión "inventada"por ella de la Estatua de la Libertad vestida con el traje típico de la mujer valenciana.

Este hobby por dibujar Concha la ha tenido "de toda la vida" pero en general siempre lo hacía con lapiceros en un bloc, pero hace más de una década empezó a ir a la Universidad Popular y se aficionó a pintar al óleo hasta que su marido cayó enfermo y lo dejó para cuidarle.

"En casa me aburría soberanamente y, como me quejaba, mis hijos me compraron un ordenador", recuerda, aunque resalta que no era para dibujar sino que lo usaba para escribir sus memorias, llevar la contabilidad de la casa y para sus estudios de Cultura General. Pero un día, relata, se le "ocurrió"dibujar una casita y unas nubes, "una tontería"que le atrajo mucho y al día siguiente lo mejoró con otros detalles y le dedicó tiempo y se aficionó: "Y hasta hoy".

Concha asegura que para dibujar en Paint hace falta "paciencia, mucha afición y disfrutar haciéndolo" y apostilla: "Y guardar muy a menudo porque a veces, después de días con un dibujo, se me ha borrado".

La artista valenciana resta valor a lo que hace porque es algo con lo que disfruta y le gusta pero la insistencia de sus nietas para que los compartiera le llevó a crear una cuenta en Instagram que, en apenas catorce meses, supera los 157.000 seguidores y que ella misma gestiona, subiendo sus dibujos y contestando a todos los que alaban sus creaciones.