Publicidad
Publicidad
Actualidad

Conmoción en Portugal por el asesinato y violación de una popular monja motera de Madeira

La religiosa acudió invitada a casa de un hombre, que acabó con su vida y abusó sexualmente de su cadáver

Antonia Pinho, de 61 años, era una monja muy conocida en la isla portuguesa de Madeira. La llamaban la "monja radical"porque se trasladaba siempre en moto por las zonas más desfavorecidas de la isla.

Publicidad

Antonia Pinho, de 61 años, era una monja muy conocida en la isla portuguesa de Madeira. La llamaban la "monja radical"porque se trasladaba siempre en moto por las zonas más desfavorecidas de la isla para ayudar a toxicómanos y a ancianos abandonados. Pinho salió el domingo por la mañana para ir a misa y no regresó. Por la tarde, el cuerpo sin vida de la religiosa fue encontrado dentro de una vivienda, violada y asfixiada.

La Policía Judicial portuguesa indicó en un comunicado que Pinho fue invitada por el principal sospechoso del crimen, de 44 años y con antecedentes por tráfico de drogas, violación y secuestro. El detenido indicó que le propuso a la religiosa mantener relaciones sexuales pero ella no aceptó. Ante la negativa, la estranguló un mantuvo relaciones sexuales con el cadáver. A pesar de que desde un primer momento era el principal sospechoso y de que la fiscalía ordenó su detención, las fuerzas de seguridad portuguesas tardaron varias días en apresarlo. La noticia ha causado una gran conmoción en el país, en el que era muy conocida por si labor y particular forma de trasladarse.

Sor Antonia Pinho, conocida como "Tona", pertenecía desde los 20 años a la Congregación de las Siervas de María, Ministras de los Enfermos. Estudió Medicina en España, y se licenció en Enfermería. Al volver a Portugal fue destinada al distrito de Aveiro, zona en la que se asentó hace varias décadas, y donde se le conocía por sus desplazamientos, inicialmente en bicicleta y luego en moto.