Horas decisivas: La lucha contra las piedras y las prisas

La grúa recoge la tierra del túnel
La grúa recoge la tierra del túnel

Desde el martes, el equipo técnico encargado del rescate ya no habla de tiempos. «Son conscientes de que ha hecho mucho daño hablar de horas y que no se hayan ido cumpliendo los plazos. Sobre todo por la familia», explican desde el entorno.

Por este motivo y porque quizás esa recta final de cuatro metros hasta llegar a Julen «picada» a mano por los mineros sea aún más complicada de estimar, nadie se atreve a aventurar cuándo podrá iniciarse esta última fase. La dureza del terreno no suma. «Ahí abajo, tan abajo, nadie ha tocado en millones de años. La particularidad de la piedra que nos estamos encontrando es su dureza. Hay mucha filita y cuarcita. La primera es algo más arcillosa y la segunda más arenosa pero ambas muy duras», explica uno de los geólogos que participan en el asesoramiento técnico. El experto asegura que llevan horas hablando con los mineros de la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa, que ya estarían comprobando con distintas herramientas «si parte bien» la roca. Es importante conocer lo mejor posible el tipo de piedra que se van a encontrar, sobre todo para escoger la mejor herramienta. Los mineros asturianos deberán escoger el martillo que «mejor aguante» la dureza de la roca. Contarán, si es necesario, con esas microexplosiones controladas que realizarán los expertos de rescate en montaña de la Guardia Civil. Estas tareas suponen un esfuerzo «titánico» para estos asturianos. Por eso creen que irán de dos en dos y turnándose cada 30 o 40 minutos. La falta de oxígeno es otra de las dificultades. Llevan equipos de respiración pero–explican– la misma exhalación del profesional «calienta» el escaso espacio.