Cuatro detenidos por el asesinato de un empresario en el Puerto de Santa María

La Policía ha detenido a cuatro personas, tres hombres y una mujer, supuestamente vinculadas con la muerte de un empresario relacionado con negocios de la prostitución en El Puerto de Santa María (Cádiz), cuyo cadáver fue hallado calcinado en el maletero de un coche y con un impacto de bala en la cabeza. El cuerpo de la víctima fue descubierto por los bomberos el pasado 25 de febrero, un día después de que su desaparición fue denunciada en la comisaría local.

El cadáver estaba en el maletero de un coche aparcado y en llamas en un carril de la urbanización "Las Palmeras"de El Puerto de Santa María,

El Grupo de Delincuencia Especializada y Violenta de la comisaría se hizo cargo de una complicada investigación debido a la escasez de testigos o de indicios que ayudaran al esclarecimiento de la muerte de este hombre, que residía en la localidad.

Además, el hecho de que el cadáver estuviera calcinado impidió también obtener vestigios de los autores del crimen, según ha informado hoy la Policía.

Desde un principio, los investigadores trazaron una línea de investigación en el mundo de los negocios de la prostitución a los que la víctima se dedicaba.

Dos días después los agentes centraron sus sospechas en tres personas vinculadas a la víctima y al mundo de la prostitución y que supuestamente habrían acabado con la vida de A.F. por un ajuste de cuentas.

Uno de ellos, antiguo socio de la víctima, mantenía con este una enemistad que se había agravado en los últimos tiempos por motivos económicos y que presuntamente le llevó a elaborar un plan para acabar con su vida.

Para ello contó supuestamente con la colaboración de varias personas, entre ellos otro conocido personaje del mundo de la noche, natural de Sevilla, que presuntamente fue el encargado de calcinar el vehículo y el cadáver para dificultar la investigación policial.

Finalmente, el pasado 3 de marzo fueron detenidos tres hombres como presuntos responsables de los delitos de detención ilegal y homicidio, en una operación en la que se llevaron acabo registros en los domicilios de los detenidos, en las localidades de El Puerto de Santa María y Almonte (Huelva).

Las pruebas conseguidas en estos registros hicieron que la jueza que instruye el caso decretara el ingreso en prisión de los tres hombres.

Después se detuvo a una mujer que presuntamente se deshizo del arma utilizada arrojándola al mar en un espigón en Puerto Sherry.

El arma ha podido ser recuperada gracias al rastreado realizado por buceadores expertos del Grupo Especial de Operaciones (GEO).