Cataluña critica la Lomce por explicar que España «ya existía en la prehistoria»

La consellera de Enseñanza, Irene Rigau, ha resaltado hoy los cambios que supondrá la entrada en vigor de la LOMCE en Primaria, entre los cuales se encuentra la necesidad de que alumnos, de entre 9 y 10 años, analicen cinco empresas que coticen en bolsa.

Entre otros cambios que propone la nueva reforma educativa, Rigau ha destacado, en declaraciones a RAC1, el programa de Ciencias Sociales, en el que se explica que España "ya existía desde la prehistoria", y ha añadido que la ley quiere plasmar una "manera de ver la vida ya desde Primaria", como lo demuestra el hecho de que se pida a los niños de entre 9 y 10 años que sepan analizar empresas que cotizan en la bolsa.

"No existe ningún país del mundo donde el programa de Primaria ocupe más de mil páginas", ha alertado la consellera, quien ha señalado que el programa de educación francés sólo ocupa "33"hojas.

Según la consellera, la reforma, que "se hizo sin consenso", es de una "precipitación enorme", y ha advertido de que un sistema educativo no se puede regular en sólo tres meses, a lo que ha añadido que la nueva ley tiene encima una "espada de Damocles muy fuerte".

Rigau también ha hecho referencia a los grandes cambios de leyes en educación que, a su parecer, se atribuyen a la "falsa ilusión"de la clase política de pensar que "con una ley de educación garantizarán la sociedad que ellos pretenden y defienden".

Asimismo, Rigau también se ha pronunciado sobre la afectación de la reforma el próximo curso, que, según la consellera, "funcionará normal"ya que se buscarán las maneras de "desplegar lo que nos manden de la manera que entendamos que corresponda a nuestra realidad".

En este punto, la consellera ha remarcado que, de cara al próximo curso escolar, seguirán potenciando la lectura y reforzarán las matemáticas y el inglés.

Rigau ha justificado la imposibilidad de cumplimiento de la reforma debido a la "desconfianza hacia el profesorado"y a la necesidad de ser "dirigidos desde Madrid", desde donde llega un "abanico de instrucciones muy detalladas", lo que imposibilita su cumplimiento.

Al ser preguntada por la imagen de tensión entre ella y el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, que se pudo ver ayer, Rigau ha apuntado que entre ellos existen "discrepancias"y que tienen una relación "correcta", aunque no "afectuosa".