El agua entra en las escuelas y anega los campos en Velilla de Ebro

Un parque de Pradilla completemente anegado por el agua
Un parque de Pradilla completemente anegado por el agua

La punta de la crecida extraordinaria del Ebro ha llegado este martes a Velilla de Ebro, donde el agua ha entrado en las escuelas y en el centro de adultos y ha obligado a suspender las clases hasta que los alumnos puedan ser reubicados. El nivel más alto de caudal ha llegado a las 7.00 horas de este martes a la localidad ribereña y el agua ha entrado en los lugares en los que "se preveía que pudiera hacerlo", ha declarado a Europa Press la alcaldesa de Velilla, Rosario Gómez. "Teníamos como referencia la crecida de 1961, que es la más similar a ésta, y entonces entró en estos mismos lugares", ha señalado. Además, la antigua casa del molinero ha quedado inundada.

"Intuíamos que el agua iba a entrar, pero el río no se comporta como una máquina y dependía de los niveles que hubiera en otros lugares", ha indicado Gómez, al tiempo que ha explicado que, dado que el nivel supera los cuarenta centímetros, van a tratar de reanudar las clases "en cuanto se pueda", ya sea en el pabellón municipal o en el salón social. Según ha informado la alcaldesa, efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) trabajan este martes en Velilla achicando agua de los lugares anegados y construyendo una mota que evite que ésta siga entrando a la localidad, aunque la riada "ya va de retirada".

La prioridad ahora es evaluar los daños a sistemas de riego, superficie agrícola e infraestructuras, que han sido "cuantiosísimos", para "tramitar el paquete de ayudas que el Gobierno ha prometido", ha anunciado Gómez. La alcaldesa se ha sumado a las peticiones de otros alcaldes de los municipios afectados y ha considerado que "la limpieza y extracción de gravas ayudarían a paliar los daños, teniendo en cuenta que el Ebro es un río complicado con muchas crecidas".