El alza de la natalidad tendrá un impacto económico «neto positivo»

La Razón
La RazónLa Razón

En la memoria que acompaña al anteproyecto de la ley del aborto se estima que el texto tendrá un impacto económico «neto positivo por los beneficios esperados por el incremento de la natalidad», especialmente sobre la «economía familiar». Con todo, en el documento se reconoce que esta cantidad será «difícilmente cuantificable» y que requerirá una «proyección en el tiempo». Esta memoria señala que ese impacto positivo «no debe ser asociado directamente a la aprobación de la norma», pues la «finalidad primordial» es la adaptación normativa a la «defensa de la vida del nasciturus».

En un nivel presupuestario, el texto señala que «las cargas administrativas en el ámbito sanitario y de servicios sociales» tras la implantación de la ley serán asumidas «con cargo a los créditos actualmente existentes» y se potenciarán, ante todo, «los medios materiales y personales para la prestación del asesoramiento asistencial a la mujer embarazada en general y a la que se encuentra en una situación de conflicto en especial».

El informe también repasa el «impacto de género» y, en opinión de los expertos, será «positivo» tras la aplicación de la ley, pues «se deja de considerar el aborto como un derecho de la mujer y como un método de planificación familiar» sin «restringir o limitar los derechos de la mujer». Así, recuerda que en la ley de plazos todavía vigente prevalece el «derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo» sobre el «derecho de la vida del nasciturus».