El calentamiento global de la Prehistoria empezó en Escocia

Una serie de erupciones volcánicas en lo que hoy es la isla de Skye pudo emitir gases a la atmósfera que aumentaron la temperatura entre cinco y ocho grados

Uno de los paisajes de la isla de Skye
Uno de los paisajes de la isla de Skye

Una serie de erupciones volcánicas en lo que hoy es la isla de Skye pudo emitir gases a la atmósfera que aumentaron la temperatura entre cinco y ocho grados

Aunque está lastrando en gran medida la salud del planeta, el calentamiento global actual ni siquiera se acerca, al menos de momento, al que se vivió en la Tierra en tiempos prehistóricos. Unos años atrás, un grupo de investigadores de la Universidad de Pensilvania descubrió que hace varios millones de años, una serie de emisiones masivas y súbitas de carbono en la atmósfera provocaron un aumento de la temperatura global de unos cinco grados en un lapso de tiempo de entre 10.000 y 20.000 años. Ese periodo se bautizó como Máximo Térmico del Paleoceno-Eoceno. Por aquel entonces, las razones se desconocían. Pero, ahora, los científicos parecen haber dado con la causa. Un grupo de investigadores de la Universidad de Uppsala, en el Reino Unido, afirma que el cambio se produjo a causa de la erupción de un volcán en la isla escocesa de Skye, según publica hoy la revista “Scientific Reports”. En el trabajo también participaron especialistas suecos y de las universidades de Durham y St. Andrews, además del Centro Escocés de Estudio del Medio Ambiente de Glasgow.

Hasta ahora, los científicos intuían que el desencadenante se había dado en zonas del norte del Océano Atlántico, en concreto en Groenlandia, y en las islas británicas, en especial en los territorios del Mar del Norte. Pero, hasta ahora, no se había acotado tanto el radio de acción. Todo empezó hace unos 56 millones de años en las Colinas Rojas de la isla de Skye, un paraje que hoy es uno de los principales atractivos turísticos del entorno. Allí se dieron una serie de grandes erupciones volcánicas que se saldaron con una temperatura que hoy se estima que se disparó entre cinco y ocho grados centígrados.

Para llegar a estas conclusiones, los científicos usaron varios métodos para comparar la composición de las piedras que encontraron en dos lugares distintos (la colina An Sgùrr y el islote Hyskeir) valiéndose de tecnologías de Geoquímica de isótopos. Las muestras dieron idénticos resultados en textura y composición en todos los análisis, lo que confirma que fueron depositadas a la vez a partir de una sola erupción volcánica. Los investigadores identificaron la isla de Skye como el origen más probable.

Los estudios también muestran que el fenómeno pudo haber sido similar a las erupciones en el archipiélago indonesio de Krakatoa en 1883, uno de los fenómenos más violentos que se recuerdan y que se saldó con la desparición de dos terceras partes del territorio. Los resultados en la zona fueron catastróficos, tanto que no hubo ningún superviviente entre los 3.000 habitantes de la isla de Sebesi, que se situaba a unos 13 kilómetros de Krakatoa. Otras mil perecieron en Ketimbang, en la costa Sumatra, a unos 40 km al norte de la misma. El recuento oficial de víctimas mortales registrado por las autoridades holandesas fue de 36 417. Hace unos años, un equipo de investigadores alemanes realizó pruebas de flujos piroclásticos sobre el agua, revelando que la ceniza caliente viajó sobre el agua en una nube de vapor a 400 grados, causando un fatal y devastador tsunami.