El Fiscal pide 10 años cárcel para Juan José Cortés por su implicación en un tiroteo

La Fiscalía de Huelva ha solicitado 10 años de prisión para Juan José Cortés, padre de la niña Mari Luz, por un delito de tentativa de homicidio, otro de tenencia ilícita de armas y tres más de amenazas en relación con el tiroteo registrado en la barriada de El Torrejón en septiembre del 2011.

Según se recoge en el escrito al que ha tenido acceso Efe, el fiscal también solicita penas de cárcel para el padre, los dos hermanos y el cuñado de Cortés, un total de 7 años por un delito de homicidio en grado de tentativa y 8 meses por el de tenencia ilícita de armas.

Relata la Fiscalía que los hechos tuvieron lugar el sobre las 2:00 horas del 21 de septiembre de 2011 cuando estas cinco personas, puestas de común acuerdo, se aproximaron a un domicilio de la barriada de El Torrejón, en Huelva.

Esto se produjo un día después de que se hubiera registrado un enfrentamiento entre A.F.J. y Juan José Cortés tras proferir el primero la expresión "me cago en tus muertos"lo que motivó que éste le dijera por teléfono en varias decenas de ocasiones: "En el momento que llegue a Huelva te quemo la casa contigo y tu familia dentro", "voy a comprar una garrafa de gasolina y voy a prender fuego al piso contigo dentro y con tu familia y te voy a quemar, te voy a quemar", dirigiendo expresiones similares al hermano de A F.J.

El domicilio de El Torrejón, precisa el fiscal en el escrito que ha sido publicado hoy en www.pagina3huelva.es y en el diario Huelva Información, era la vivienda de A.F.J. y hasta el mismo habían acudido a refugiarse, tras el incidente, hasta quince personas, entre ellas varios menores.

Los procesados tras aproximarse al domicilio en varios vehículos, y portando cada uno de ellos una escopeta de caza, pese a carecer de licencia, y Juan José Cortés, además, un bidón de combustible, comenzaron a disparar las armas con "la intención de causar la muerte a A.F.J. y con absoluto desprecio por la vida y la integridad física de las personas que estaban en el piso".

Lo hicieron en varias ocasiones apuntando a la fachada de la vivienda y a la ventana del salón por cuya persiana atravesaron varios perdigones uno de los cuales alcanzó a A.F.J. en la cabeza que le causó una herida leve para cuya sanidad únicamente una primera asistencia médica

Tras los hechos Juan José Cortés reiteró el mismo ánimo de acabar con la vida de A.F.J en una conversación telefónica con éste y su hermano, llegando a decir "no estoy contento hasta que te mate y lo voy a conseguir".