El Gordo recompensa a los parados

El azar hace «justicia» y se pone del lado de los que peor lo están pasando con la crisis. Leganés, Mondragón y Bailén, localidades castigadas por el desempleo, se reparten parte de los 640 millones

La lotera de la administración número 8 de la localidad madrileña de Leganés, María Luisa Ron Sánchez, celebra el Gordo
La lotera de la administración número 8 de la localidad madrileña de Leganés, María Luisa Ron Sánchez, celebra el Gordo

- El azar hace «justicia» y se pone del lado de los que peor lo están pasando con la crisis. - Leganés, Mondragón y Bailén, localidades castigadas por el desempleo, se reparten parte de los 640 millones

Leganés / 356 millones de euros

«Aunque nos haya tocado, comeremos cocido»

No siempre la suerte llega a quien más lo necesita, sin embargo, parece que este año ha decidido ponerse del lado de los más desfavorecidos y ha regado de millones localidades obreras como la de Leganés (Madrid), especialmente castigada por el desempleo. «Tenemos unos 19.000 parados, estamos un punto por encima de la tasa de la comunidad de Madrid y al venderse tantos décimos aquí, unas 800 personas han podido resultar agraciadas. Es una bendición», aseguraba ayer a la puerta de la administración número ocho, Jesús Gómez, alcalde del municipio,que se alegra por sus vecinos porque «a mí no me ha tocado nada». Era uno de los últimos en llegar a la plaza de San Salvador donde se arremolinaban los vecinos desde las 11 de la mañana. «Vi en televisión que el Gordo terminaba en 46 y me emocioné al ver que por lo menos tenía dos números con esa terminación, pero al escucharlo de nuevo me di cuenta de que había vendido el Gordo», relata emocionada Marisa Ron, dueña del establecimiento en el que ya cuelga el cartel: «Aquí se ha vendido el Gordo». No recuerda si vendió todos los números, pero sabe que no ha dado ninguna participación, «se han vendido en ventanilla, décimo a décimo». Mientras Marisa descorcha una botella de cava que ha comprado del bar La Giaconda –con sus dueños ha tenido algún que otro rifirrafe y por eso Federico Salas, el propietario, no le ha comprado ningún décimo: «Esperemos que nos pague la botella», bromea–, algunos agraciados empiezan a asomar. Un niño rubito entra por la puerta: «¡Marisa, que le ha tocado a mi abuela!», grita emocionado. La Prensa se abalanza sobre él: «¿Cuántos décimos tiene?, ¿cómo os habéis enterado?, ¿dónde está tu abuela?». Está desbordado. Pero pronto aparece Luci y releva al pequeño. Su hermano Julián pasó hace dos semanas por Leganés y compró cinco décimos. Tres se los llevó al País Vasco, donde vive, y los otros dos los repartió con su familia. Sus sobrinos Ainhoa y Raúl aún no se lo creen: «Iremos cargados de regalos a visitarle por Reyes». Cerca de ellos, Pilar se oculta detrás de unas gafas oscuras. No es que quiera mantener su anonimato, sino que la emoción la mantiene con la lágrima permanentemente en el ojo. «Nos ha tocado», no para de repetir. Está junto a sus hijos, Eduardo, de 15 años, no sabe qué decir. Sus dos padres están en paro y tienen muchos huecos que tapar: «Acaban de cambiar el ascensor de la comunidad y no hemos podido pagarlo aún. Para eso irá el dinero». Pili, como la conocen sus vecinas, estaba preparando cocido cuando escuchó su número. «Y ahora, ¿qué vais a comer?, le preguntamos. «No vamos a cambiar el menú, aunque nos haya tocado comeremos cocido», dice orgullosa. Entre el júbilo y alguna que otra botella de cava –que también riega a la Prensa– aparece Pedro, sale cargado con una bolsa azul. Pone Lotería Nacional. «¿Llevará el dinero del premio?», comenta un vecino. Nos asegura que no: «Sólo llevo los décimos devueltos», explica mientras sale con prisas. Elvira, otra jubilada del municipio llega a la administración. En cuanto dice que tiene un décimo, los vecinos la felicitan y las "alcachofas"se arremolinan. «Sólo tengo un décimo», dice entrecortada. Su familia evita que hable con los medios: «No digas nada más», le insisten. Y es que ya saben que si la envidia es mala, los bancos no pierden ripio para buscar nuevos clientes.

El padre de familia, en el paro desde hace un año

Alfonso trabajaba en una agencia de viajes hasta hace tan sólo un año cuando lo despidieron. Hace unas semanas compró un par de décimos «del primer número que tuviera» y ahora celebra con su hijo Diego y su familia su buena suerte: «Cuando lo veía por la tele pensaba que era una invención y, ahora, aquí estoy. Me ha tocado a mí».

El tío Julián que se llevó al País Vasco un buen pellizco

Julián pasó de visita por Leganés hace unas semanas. Compró cinco décimos del Gordo. Tres se los llevó al País Vasco y los otros dos se los dejó a su hermana. Ayer se convirtió en el «tío Gordo» porque ha llenado de dinero a su familia: «Nos va a pagar la hipoteca a todos», afirma emocionada su sobrina Ainhoa.

Los jubilados que se darán un gran viaje

La peña de jubilados El Carro está de buena suerte. Los nueve jubilados que la forman tienen dos décimos del Gordo: «Ayudaremos a los hijos y nos iremos de viaje, pero esta vez, no iremos con el Imserso».

.

Mondragón / 180 millones de euros

«El pesimismo se había apoderado del pueblo con el cierre de Fagor»

Ha sido un año especialmente amargo para la localidad de Arrasate-Mondragón (Guipúzcoa). Sólo con citar el nombre de Fagor, todo el mundo reconoce el sufrimiento que ha padecido esta localidad durante los últimos meses. Y es que en octubre se derrumbó uno de los pilares económicos de esta localidad: la cooperativa Fagor Electrodomésticos cerraba su planta y dejaba en la calle a 2.000 personas en Euskadi.

El pueblo vivía ayer una de sus fiestas más populares, la feria de Santo Tomás, y en sus calles se extendía como la pólvora la gran noticia, que el Gordo acababa de dejar en el pueblo 180 millones de euros (29.988 millones de pesetas). El pesimismo que abate al pueblo quedó aparcado para dar paso a la alegría y a los planes de futuro. El centro de los saltos y gritos de alegría se encontraba en el número 14 de la Avenida de Álava, en la administración de lotería que ha vendido 45 series del 62.246. Se halla en el humilde barrio de San Andrés, precisamente donde Fagor Electrodomésticos tiene una de sus plantas y donde en marzo de 2004 ETA asesinó al exconcejal socialista Isaías Carrasco. Allí, su responsable, José Mari Garai, explicaba que una parte del premio lo habían comprado trabajadores de la cooperativa, que están abonados al mismo número desde hace cinco años, y la otra un concesionario de Renault, pero que la mayoría lo había vendido en ventanilla. Así que ha estado muy repartido. «Cuando he oído la noticia me ha entrado una alegría tremenda. Es una manera de levantar un poco la moral al pueblo, porque está muy baja y el pesimismo se había apoderado de la gente del municipio», afirmó.

Pero el Gordo no sólo ha ayudado a las familias afectadas por el cierre de Fagor, también ha tenido en cuenta a otros parados, como José Ignacio Agüero y Carmen Conejo, un matrimonio que compró dos décimos y tiene a sus tres hijos desempleados. Los cinco se acercaron por la administración de lotería, al igual que Alberto Mondragón, que gracias al décimo agraciado que posee podrá echar una mano a su hija: ella busca trabajo desde el cierre de la empresa clave para la economía de esta localidad, en paro tras el cierre de Fagor Electrodomésticos. El responsable de la administración, pletórico, ha descorchado champán para la celebración ante las cámaras de televisión y los fotógrafos y ante la mirada también de muchos vecinos y curiosos. Los 180 millones que se han repartido en Arrasate-Mondragón no suman ni la cuarta parte de la deuda de Fagor Electrodomésticos ni ayudarán a reflotar la empresa, pero han traído felicidad a una localidad necesitada de buenas noticias.

Barcelona / 4 millones de euros

La lotera que tuvo una intuición que no falló

Los primeros en llegar fueron los periodistas. Pero al poco rato, apareció la lotera, Inmaculada Clos, feliz. «Hemos vendido todos los números por ventanilla. Eso supone que está repartido. No conozco a ningún afortunado pero sí que muchos de los que venían a comprar aseguraban que lo hacían con la ilusión de poder tapar algún agujero en los tiempos que corren», aseguró Clos. La mujer supo poco antes y gracias a la llamada de un periodista que la suerte quiso que repartiera diez décimos del número 62.246, el premiado con el Gordo de Navidad. Su intuición no le falló horas antes. Inspirada por su marido, amante del fútbol y fiel seguidor del Barça, al despertarse decidió ponerse un jersey verde, el color talismán, dicen, del entrenador del FC. Barcelona, Tata Martino. A la administración «L'Estel del Poblenou» no se acercó ninguno de los premiados, pero sí muchos vecinos, que celebraron con Clos la fortuna de que el Sorteo Extraordinario de Navidad hubiese tenido la bondad de dejar un buen pellizco en el barrio. Un barrio, el Poblenou, al que «le hacía mucha falta». De tradición obrera, en el Poblenou conviven los vestigios de la era industrial y modernos edificios que buscan reconvertir la zona en el distrito tecnológico de la capital catalana, más conocido como el 22@. Por sus calles se mezclan las familias «de toda la vida» con jóvenes extranjeros que, atraídos por la proximidad del mar y la tranquilidad, han decidido asentarse en el barrio. No es la primera vez que «L'Estel» reparte suerte, lo hizo en 2012 y años atrás.

Manises, repite

La administración de lotería número 3 de Manises ha repartido una serie del número 62.246, premiado con el Gordo del sorteo de Navidad, lo que supone cuatro millones de euros, idéntica cantidad a la repartida el año pasado en esta misma sucursal. La administración que regenta Fran Sanchis ha vendido en este sorteo otros diez décimos del 14.850, agraciado con un quinto premio (60.000 euros) y hace dos años vendió íntegramente el segundo premio. Tanto la serie del Gordo como la del quinto premio que ha vendido esta administración ha sido distribuida en ventanilla, por lo que el premio está "muy repartido", ha indicado a EFE el propietario.

En las inmediaciones de la calle Maestro Guillem de Manises (Valencia) se han empezado a concentrar representantes de medios de comunicación y curiosos, al conocer que esta administración ha vendido una serie del primer premio de la lotería de navidad.

"Somos una administración relativamente joven, ya que abrimos en el año 2000, aunque en el emplazamiento actual llevamos sólo seis años", ha explicado uno de los copropietarios, Fran Sanchis, quien reconoce emocionado que la suerte ha llegado en los últimos años en una "racha impresionante". Gracias a la serie del Gordo vendida el año pasado y un segundo premio de forma íntegra en 2011, la administración número 3 de loterías de Manises ha incrementado sus ventas este año alrededor de un diez por ciento, según han reconocido sus responsables.

Aunque no existe certeza respecto a la procedencia de los posibles agraciados, los vendedores aseguran que han sido distribuidos bien entre vecinos de Manises, bien entre jugadores de pueblos vecinos. "Los premios de los últimos años parece que han hecho crecer el nombre de la administración, y hemos vendido mucho en otros pueblos de alrededor. En esta campaña hemos notado muchos compradores no habituales", explica Fran Sanchis.

Jaén, un alivio en tiempos de crisis

La administración número uno de Huelma (Jaén) ha vendido en ventanilla diez décimos de una serie del número 62.246, agraciado hoy con El Gordo del sorteo extraordinario de la Lotería de Navidad, por una cuantía de cuatro millones de euros. En declaraciones a Efe, Juan Antonio Fernández, el marido de la responsable de la administración que ha vendido esta serie, Nieves Quesada, ha mostrado su "alegría y satisfacción"por este premio. Ha señalado que todavía desconoce a quién le ha podido tocar este premio y ha añadido que en la administración de lotería se están agolpando muchas personas como muestra de la "alegría". Huelma es un municipio enclavado en la comarca jiennense de Sierra Mágina de poco más de 6.000 habitantes.

La administración de lotería número 3 de Bailén ha repartido 60 millones de euros en los 150 décimos pertenecientes a las 15 series del número 62.246. En declaraciones a Efe, el responsable de la administración Cristóbal Gómez, ha señalado que los décimos han sido vendidos íntegramente en ventanilla en este municipio jiennense de unos 18.000 habitantes, azotado por el desempleo, ya que es una de las localidades más importantes de producción de ladrillo. Gómez ha mostrado su "alegría"y ha señalado que se encuentra "muy contento"por haber repartido este dinero que le vendrá "estupendamente bien en este municipio afectado por la crisis". Ha subrayado que cree que los agraciados con este número son clientes habituales de su administración, que ya dio un premio en la segunda categoría del sorteo del "Euromillón".

Avilés

La administración número 6 de la calle José Cueto en el Edificio Maspalomas de Avilés ha vendido una serie del 62.246, agraciado con 'El Gordo' del Sorteo Extraordinario de Navidad, dotado con cuatro millones de euros a la serie. La responsable de la Administración de Lotería, Maria Eugenia Casares, en declaraciones a Europa Press, se ha mostrado "muy satisfecha"por lo "repartido"que ha sido el premio. "Se ha vendido décimo a décimo y la gran mayoría ha sido a gente de Avilés. Estoy muy contenta porque esta es una tierra que necesita este dinero y estas alegrías", ha señalado María Eugenia.

Bailén

El número 62.246, ha repartido en Bailén (Jaén) unos 60 millones de euros que han traído "una enorme alegría"a esta localidad jiennense. "Bailén se lo merece", han coreado muchas de las personas que se han dado cita en la calle Isabel la Católica, donde se ubica la administración número 3.

Su propietario, Cristóbal Gómez, que ha tenido noticia mientras seguía el sorteo por televisión, ha indicado que se han vendido unos 150 décimos. "Han dicho Bailén y he mirado corriendo para corroborar si lo tenía", ha apuntado rodeado de numerosas personas que se han dado cita en la calle Isabel la Católica.

Según ha explicado el lotero, "si se ha devuelto"de esas 15 series "ha sido poco", al tiempo que ha subrayado que "todo ha sido en ventanilla", de manera que los agraciados son en su mayoría vecinos. Una de ellas, María, se ha acercado junto a su hermano y primos con la fotocopia del décimo que este mismo sábado "a las ocho y media de la tarde"compró para su abuela.

"Mi abuela tiene 91 años, está llorando y nos ha dicho bajad corriendo y que se entere todo el mundo", ha comentado la joven, quien ha añadido que esos 400.000 euros, con los que "se tapan muchos agujeros", los va a repartir "entre toda la familia".

"Yo me caso", ha destacado María no sin recalcar que "hacía mucha falta". Y es que, como en muchas familias de Bailén, la suya también se había visto afectada por la crisis, que ha tenido una especial incidencia en un municipio que ha visto como su principal medio económico, la producción de ladrillos, cayó con la explosión de la burbuja inmobiliaria. "Mi padre trabajaba en el tejar y está en paro", ha afirmado María, a la que sus vecinos han vitoreado.

Sanlúcar la Mayor lo celebra con un coro rociero

La administración número 1 de Sanlúcar la Mayor (Sevilla) ha repartido cuatro millones de euros correspondientes a los diez décimos vendidos del número 62.246, que ha resultado agraciado con el 'Gordo' del Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad, dotado con 4.000.000 de euros a la serie. Según ha explicado el lotero, Juan Antonio Jiménez, esta administración, ubicada en la calle Juan Carlos I, 14, ha vendido la serie 160 del primer premio del sorteo, esto es, diez décimos, que son cuatro millones de euros en premios. Jiménez ha indicado que todos los décimos se ha vendido en ventanilla, de forma que cree que "ha estado muy repartido y ha sido gente del pueblo", aunque desconoce por el momento la identidad de los agraciados, salvo de dos que se han personado la administración.

El lotero ha indicado que adquirió la administración hace diez meses, de forma que se considera "un tío con suerte". "Estamos absolutamente desbordados y alucinados, nos hemos enterado viendo la televisión y hemos saltado de alegría", destaca. Ha recordado que esta administración, que lleva abierta desde hace 28 años, ha repartido otros premios, como varios de la Lotería Primitiva y un segundo premio de un sorteo ordinario de Lotería Nacional.

La administración, donde corría el champán a raudales, se encontraba rodeada de curiosos y de prensa, incluso un coro rociero cantaba villancicos, con la letra adaptada a la ocasión. "Fuera las penas, viva la alegría porque en Sanlúcar ha tocado la lotería", eran sus cánticos durante toda la mañana. La Policía Local ha tenido que cortar la calle, situada en pleno casco histórico, debido a la proliferación de personas. Uno de los agraciados que por el momento se ha acercado a la administración, un agraciado, Vicente Lázaro, al que le han tocado 400.000 euros, reconoció sentirse "muy nervioso", tras lo que ha explicado que es de Salamanca, aunque lleva siete años trabajando en Sevilla, donde tiene a su mujer y su hijo. Asimismo, ha indicado que piensa "lo primero pagar la hipoteca"y reconoce que en estos momentos se acuerda mucho de sus amigos y su familia.

Por su parte, el padre de otro de los agraciados Pedro Jesús Macías, también se acercó a la administración. Ha recordado que su familia es conocida en el municipio por tener una pescadería desde hace 40 años, que abastece, entre otros, a Venta Pazo. El agraciado tiene 35 años y está casado con una brasileña y, según su padre, no se creía que hubiera tocado el 'Gordo'.

Pontevedra, premio para un municipio castigado por los incendios

El dueño de la administración número uno de O Rosal, Santiago Villa, ha celebrado la llegada de cuatro millones de euros del Gordo a este municipio del sur de Pontevedra que "estuvo bastante afectado este año por los incendios forestales"y el drama de las preferentes, "que castigó a muchos". "¡Uno no creía en estas cosas, pero a veces pasa que, cuando hay una zona afectada, toca un premio importante! Son cuatro millones de euros para un pueblo como O Rosal. La verdad es que es bastante dinero", ha señalado emocionado en una conversación con Efe. Una serie del número 62.246, el Gordo de Navidad, ha dejado cuatro millones de euros en este municipio gallego de 6.500 habitantes. Villa ha comentado que los décimos fueron vendidos en ventanilla y desconoce quiénes han sido los agraciados, ya que ningún premiado se acercó por allí esta mañana para comunicarlo.