El jurado popular del geriátrico de Olot, sin veredicto e incomunicado

Los cinco hombres y cuatro mujeres que forman el jurado popular del caso del celador del geriátrico La Caritat, de Olot (Gerona), autor confeso de once asesinatos, Joan Vila, no han llegado a ningún veredicto el primer día de deliberación.

Los cinco hombres y cuatro mujeres que forman el jurado popular del caso del celador del geriátrico La Caritat, de Olot (Gerona), autor confeso de once asesinatos, Joan Vila, no han llegado a ningún veredicto el primer día de deliberación, por lo que permanecerán incomunicados hasta mañana.

Tras dos semanas de juicio en la Audiencia de Gerona, los miembros del jurado han recibido hoy el veredicto de la causa y, tras permanecer reunidos todo el día sin haber concluido su tarea, permanecerán incomunicados hasta mañana en un hotel de Gerona.

Este tribunal tiene por delante la labor de contestar al centenar de preguntas que le ha formulado para pronunciarse sobre la acción de un procesado que ha reconocido todos los crímenes, cometidos entre agosto de 2009 y octubre de 2010.

El objeto del veredicto, ese centenar de cuestiones, se deben responder "a conciencia", tal y como ha recordado hoy a los integrantes del jurado el magistrado Ildefons Carol.

El formulario consta de doce apartados, once por cada una de las víctimas a las que Joan Vila confesó haber matado y otro por el que el tribunal deberá precisar si, en caso de considerar culpable al acusado, quiere que se le otorguen beneficios penitenciarios o que pueda gozar de un indulto parcial o total.

El jurado deberá posicionarse sobre si cree que el celador del geriátrico La Caritat mató o no a los ancianos, tal y como ha confesado, y deberá argumentar las pruebas que su veredicto.

Además, estos cinco hombres y cuatro mujeres deberán responder si consideran que Joan Vila actuó sin que las víctimas pudieran defenderse o si el presunto asesino buscó aumentarles el sufrimiento en el momento de la muerte.

Si los integrantes del jurado secundan estas opciones se considerarían "hechos desfavorables para el acusado"y, por lo tanto, agravantes de la pena.

El tribunal popular deberá manifestarse también sobre otros aspectos que actuarían como "atenuantes", como si considera que Joan Vila confesó y que colaboró así al esclarecimiento del caso.

Otras cuestiones del formulario se refieren a si Vila cometió los crímenes sin padecer alteración mental alguna o si se hallaba en una situación de total o parcial enajenación.

El celador se enfrenta a once asesinatos con alevosía y, en tres de los casos, además, con ensañamiento, por los que el fiscal pide 194 años de cárcel.

Las acusaciones particulares piden 202 años de cárcel y el letrado de la defensa, 20 años de libertad vigilada por sufrir una alteración psíquica.

El magistrado ha recordado a los jurados que deben tener en cuenta todas las pruebas practicadas durante la vista oral y que tanto lo es la confesión, como cualquier otro documento o testimonio que se haya conocido desde el inicio del juicio el pasado 27 de mayo.

Otra explicación que han recibido hoy los miembros del tribunal es la de que, en la legislación española, existe el 'in dubio pro reo', por el que, en caso de que tengan dudas, deben tomar la decisión que más favorezca al acusado.

El magistrado ha anunciado que esperará hasta el miércoles el veredicto y que, si entonces todavía no hubiese uno, se reunirá con los jurados para resolverles posibles dudas de carácter jurídico, tras lo que volverían a quedar aislados para deliberar.

A las 20.00 horas, agentes de los Mossos d'Esquadra han custodiado a los cinco hombres y cuatro mujeres hasta el hotel donde deben permanecer aislados y está previsto que, mañana, a las 09.00 horas vuelvan a la Audiencia Provincial.