El niño de Elda pudo morir de infarto tras el asalto a su casa

La Policía busca a dos varones que golpearon y maniataron a la novia de su padre, que estaba embarazada. No descarta el robo o la venganza

La Policía busca a dos varones que golpearon y maniataron a la novia de su padre, que estaba embarazada. No descarta el robo o la venganza.

En torno a las 21:00 horas, una vecina de Elda (Alicante) escuchó los gritos de una vecina. Nada más acudir a la vivienda, la mujer se encontró con que la puerta del piso estaba abierta. En el interior, había una una embarazada maniatada y un niño aparentemente inconsciente. Rápidamente llamó a Emergencias. Pero poco ya que se podía hacer por el pequeño de ocho años. «El menor fallecido no presentaba heridas de arma blanca ni de otro tipo. Hay que esperar a los resultados de la autopsia para saber las causas de su muerte», explicaron a este periódico desde la Policía Nacional de Alicante. «Ella estaba maniatada y presentaba golpes y contusiones de carácter digamos leve, o que no hacían temer por su vida», añadieron las citadas fuentes. En cualquier caso, la mujer fue ser trasladada al Hospital General Universitario de Elda para un reconocimiento.

Según explicó la víctima a la Policía, dos varones que llevaban puesto un casco de moto les habían agredido. Al parecer, ella y el menor iban a salir de la vivienda cuando estos dos individuos les hicieron volver sobre sus propios pasos hasta el interior de la casa.

Los hechos ocurrieron el pasado miércoles en la calle Don Quijote. Hasta allí acudieron agentes del grupo de Homicidios, Policía Judicial y Científica del Cuerpo Nacional de Policía, que estuvieron buscando pruebas en el domicilio, así como agentes de la Policía Local.

Por el momento, se desconocen las causas del trágico suceso. Y desde el cuerpo de la Policía Nacional, que se ha hecho cargo de la investigación, se está a la espera del resultado de la autopsia del pequeño para determinar las causas de su muerte, dado que el menor, que sufría diversas patologías físicas y psíquicas, no presentaba signos aparentes de violencia (ni heridas de arma blanca ni sangre), por lo que podría haber fallecido al ver cómo pegaban a la pareja de su padre de acogida. De momento, «todas las líneas de investigación están abiertas», afirmaron desde el citado cuerpo. La Policía desmintió que la mujer, de nacionalidad española, o el niño hubieran sufrido una agresión sexual. Si bien no precisaron si en el momento de producirse los hechos el pequeño estaba desnudo o no, tal y como se informó en un principio.

En el momento de producirse este trágico suceso, la pareja de la embarazada y padre de acogida del menor, estaba fuera del domicilio. Es entrenador de atletismo y de nacionalidad española. La Policía tuvo que reducirle para evitar que se autolesionase cuando nada más llegar a casa, se le informó de lo acaecido. Sobre la posibilidad de que se trate de un ajuste de cuentas, desde la Policía aseguraron que «no nos constan que hubieran recibido amenazas».

Al cierre de esta edición, no había detenidos por este trágido suceso que ha conmocionado a toda la sociedad, más allá de Elda, donde el Ayuntamiento decretó ayer un día de luto oficial por el «asesinato» del niño de ocho años y la agresión a la pareja de su padre de acogida.