El primer crucigrama del mundo cumple cien años

El primer crigrama se publicó el 21 de diciembre de 1913 en el suplemento "Fun"del New York World.

El enigmista y escritor Màrius Serra, experto en crucigramas y juegos de letras, ha creado el 'Juego de Crucigramàrius', un juego de mesa que rinde homenaje al centenario del primer crucigrama, que se publicó hoy hace 100 años en el suplemento "Fun"del New York World, el diario que en 1883 compró el periodista húngaro Joseph Pulitzer.

El autor del primer crucigrama, publicado el 21 de diciembre de 1913, fue el inglés Arthur Wynne, hijo del editor del periódico inglés "Liverpool Mercury", que emigró a EEUU en 1905.

Según explica Màrius Serra, autor de miles de crucigramas, tableros de letras y autodefinidos, el precedente más directo de los crucigramas es el llamado cuadrado mágico que alineaba palabras bifrontes como 'sator' y 'rotas', o 'arepo' y 'opera' a partir de un eje central formado por el palíndromo (palabra capicúa) 'tenet'.

Según Serra, el crucigrama más antiguo documentado en España data data del 25 de julio de 1925, está construido en catalán y se publicó en la página 247 del número 186 (año IV) de la revista 'Patufet'.

Era un crucigrama anónimo, titulado 'mots creuats' (palabras cruzadas), con una parrilla de siete cuadrículas verticales y siete horizontales, "acompañada de unas instrucciones de uso deliciosas, casi más largas que las definiciones", según el enigmista catalán.

En castellano, el crucigrama más antiguo documentado salió en la revista mensual 'Selecciones' el 2 de septiembre de 1926

Màrius Serra, que ha documentado la historia del ingenio verbal desde su ensayo 'Verbalia' (2000), ha creado junto a Oriol Comas el nuevo "Juego del Crucigramàrius", un juego de mesa, editado en castellano y catalán, que, según sus autores, permite descubrir los secretos de la creación y resolución de los enigmas que componen los crucigramas.

El 'Crucigramàrius' tiene varios niveles de dificultad y eso lo hace ideal tanto para los 'verbívoros' expertos como para los no iniciados en los secretos de las palabras.

Según Serra, los crucigramas han evolucionado a lo largo de la historia "en formatos muy diversos (blancos, autodefinidos, encadenados) y con definiciones más juguetonas, pero siguen siendo una de las primeras ventanas de participación que consolidaron todas las publicaciones".

"Su dimensión social es muy potente. Desde hace una década el crucigrama convive con el sudoku en las páginas de pasatiempos, pero ¿quién comenta un sudoku con alguien?. En cambio, quien resuelve crucigramas suele comentarlos e incluso pedir ayuda a sus allegados para alguna palabra", ha reflexionado Serra.

"Al crear el juego de mesa del Crucigramàrius con Oriol Comas pensamos mucho en esa dimensión social", ha revelado el autor.

Sobre el nivel de los crucigramas en castellano, Màrius Serra opina que "desde la muerte de Pedro Ocón de Oro, el crucigramista más prestigioso en castellano es Fortuny, de quien una escritora como Ana María Matute es fan declarada".

"Las revistas de crucigramas suelen publicar problemas más sencillos que se resuelven casi automáticamente, pero los de los diarios principales son de autor, tal como se recogía en la novela (luego película) de Juan Bonilla 'Nadie conoce a nadie'", ha explicado el enigmista.

Serra ha resaltado que "no hay diario en el mundo que no publique su crucigrama, sea en la lengua que sea. Los alemanes inventaron el autodefinido, los japoneses el crucigrama silábico y los ingleses les definiciones crípticas."

Màrius Serra ha revelado que desde que escribió "Verbalia"tras documentarse durante una década, marcó en rojo la fecha del 21 de diciembre de 2013.

Y ha elegido esta fecha para lanzar su juego "Crucigramàrius", que cuenta con más de dos millares de pruebas lingüísticas.