El veneno que mató a Messi

La denuncia es indispensable. Su dueño le llevó al veterinario porque el perro no podía ni andar. Allí le comunicaron que había sido envenenado. Murió al día siguiente

Su dueño le llevó al veterinario porque el perro no podía ni andar. Allí le comunicaron que había sido envenenado. Murió al día siguiente

A principios de esta semana el perro de Toni, vecino de San Roque (Cádiz), fue envenenado. Este bulldog americano de tres años y medio de nombre Messi «estaba muy triste, no quería ni andar, así que le llevamos al veterinario para ver si era algo de la columna o de las articulaciones», cuenta su dueño a LA RAZÓN. «Tras una analítica, este jueves nos dijeron que el perro había ingerido un fuerte veneno y que tenía todos los órganos internos afectados, especialmente los riñones y el hígado», explica muy afectado. Pero la mañana del día siguiente fue aún más trágica para la familia que vivía con el animal. «Desde la clínica en la que había estado ingresado, nos llamaron para comunicarnos que Messi había fallecido», relata el gaditano.

La principal sospecha se centra en un vecino de la zona que cuando pasaba cerca del patio de la casa de Toni, dónde se encontraba a veces el bulldog durante el día, espetaba: «Qué perro más grande, tiene pinta de peligroso». El propietario del animal siempre le contestaba que no tenía porqué tener miedo, ya no sólo porque Messi fuese un perro «de lo más noble y tranquilo», sino porque el patio de su casa estaba separado por una valla para aislar al can de la calle. «Nunca nos dio ningún problema. Por ejemplo cuando la panadera entraba a dejar el pan, el perro ni se inmutaba. Tampoco intentó morder a nadie ni una sola vez, ni a personas ni a otros animales», dice Toni describiendo a su perro.

El dueño de la mascota habla con gran tristeza cuando cuenta la historia de Messi: «Es la primera vez que tengo perro en mi vida y es increíble el cariño que le había cogido a este animal. Llegó a nuestro hogar con 40 días y según fue creciendo se fue convirtiendo en el niño de la casa, dormía incluso en nuestra habitación. Estamos todos como si esto fuera un velatorio y cuando he leído los comentarios en Twitter de LA RAZÓN con el hashtag #NoMaltratoAnimal me ha tocado bastante la fibra. Espero poder ayudar en la medida de lo posible a que esto no le pase a nadie más».

Este vecino de San Roque afirma que no es el primer caso de envenenamiento en su zona, pues otro vecino también tuvo que ingresar a su perro porque éste fue intoxicado, aunque en este caso, su can tuvo más suerte que Messi y sobrevivió.

¿Qué intoxica a nuestras mascotas?

A pesar de que el consumo de xilitol, un común sustituto del azúcar, no es nocivo para los seres humanos, es altamente tóxico para los perros. Aún en pequeñas dosis, el xilitol puede causar bajo nivel de azúcar en la sangre, insuficiencia hepática, y puede derivar en consecuencias permanentes o la muerte. Otras fórmulas empleadas para intoxicar a los perros y gatos consisten en echar trozos de carne o pienso envenenado en zonas verdes. Rocían los trozos con pesticidas e insecticidas lo que provoca una muerte «lenta y dolorosa» a los animales. Para combatir estos peligros se debe vigilar qué come cada mascota e informar de qué productos en casa son tóxicos para ellos. De la misma manera, si se conoce quién es el autor del maltrato no deben dudar en denunciar.