Graham, el hombre inmune a los accidentes de tráfico

Forma parte de una campaña de prevención de las muertes en carretera en Australia

Su nombre es Graham y es el único hombre que podría sobrevivir a cualquier accidente de tráfico. En realidad, es una recreación de la forma que tendría que tener un hombre para estar protegido en este tipo de incidentes.

Su nombre es Graham y es el único hombre que podría sobrevivir a cualquier accidente de tráfico. En realidad, Graham es una creación de la Comisión de Accidentes de Transporte Victoria (Australia), que le ha convertido en el protagonista de su campaña para la prevención de las muertes en carretera. Christian Kenfield, médico cirujano del Hospital de Melbourne (especialista en trauma); David Logan, investigador de choques y otro tipo de incidentes de tráfico y la artista Patricia Piccinini son los responsables de modelar a este extraño humano que tiene una cabeza y un cerebro mucho más grandes, no tiene cuello y que posee unas bolsas entre las costillas que lo protegen de los impactos frontales.

Es una de las partes más vulnerables del cuerpo. Está rodeado de líquido cefalorraquídeo, que actúa como mecanismo de seguridad para proteger el cerebro contra los golpes del día a día. El cerebro en sí tiene muy poca estructura interna que ayude a amortiguar. En un accidente , se producen fuerzas mucho mayores a las que puedan significar los golpes de la vida cotidiana y de los que pueda soportar. Las fuerzas de impacto hacen que el cerebro golpee contra las paredes del cráneo, provocando que las conexiones neuronales se rompan y toda la estructura del cerebro se dañe.

Una de las partes más importantes del cuerpo de la lesión es la cabeza y las lesiones en esta parte del cuerpo pueden ser fatales o provocar secuelas para toda la vida. En un impacto, el cráneo actúa como su fuera un casco y absorbe la fuerza del impacto hasta que se fractura, lo que produce consecuencias fatales. El cráneo de Graham ha sido diseñado para poder asimilar esa fuerza. de hecho, la deformidad de la cabeza obedece a eso, a que tiene más forma de casco. Esta deformación contribuye a la desaceleración de la dinámica de la cabeza a medida que avanza en el impacto y aumenta la capacidad de su cráneo para detener la fuerza.

La cara es una delicada mezcla de huesos, músculos y cartilagos. En un accidente, las lesiones más comunes son las provocadas por un impacto contra el volante, salpicadero, parabrisas e incluso contra los cristales rotos del parabrisas. Muchas personas sufren reciben fracturas en la nariz que dañan no solo el hueso sino los senos basales y partes delicadas situadas detrás de los pómulos. Por ello, la cara de Graham es bastante plana, su nariz es casi inexistente y los oídos están protegidos por la estructura del cráneo y el cuello. Además, tiene tejido graso alrededor de las áreas que sobresalen, como es el caso de los pómulos, para ayudar aún más a absorber la energía del impacto.

A medida que se detiene un coche de forma brusca, determinadas partes del cuerpo continúan moviéndose por la transferencia de energía. El problema que existe en la actualidad es que la estructura del cuello no tiene la suficiente fuerza para detener la cabeza y evitar los movimientos bruscos de delante a atrás y de forma lateral. esto hace sufrir a la columna vertebral, que se tensa de forma extrema y puede sufrir lesiones graves en las vértebras e incluso la médula espinal. Graham tiene ese problema resuelto porque no tiene cuello. Sacrifica el movimiento de la cabeza por la seguridad.

Las costillas son una de las estructuras de protección más eficaces para nuestros órganos. Son la primera línea de defensa en un impacto. Los cinturones de seguridad están diseñados para utilizar la fuerza de las costillas y ayudar a resistir las fuerzas de un choque. Es por eso que el cinturón de seguridad de tres puntos se apoya en las costillas, el esternón y la pelvis . Se distribuye toda la fuerza en el centro del pecho, hasta que lo que las costillas resistan. Graham además de tener unas costillas más fuertes, su pecho es grande y en forma de barril para resistir mayores impactos. Además, entre las costillas tiene unas bosas de aire -como si fueran pequeños airbags- que absorben la fuerza, reducen su impulso hacia adelante y refuerzan la protección del corazón y otros órganos vitales.

Cuando un peatón es atropellado por un coche, se suelen fracturar las piernas porque la rodilla sólo se dobla hacia un lado. Las rodillas de Graham tienen movimiento en todas las direcciones. Sus articulaciones están fortalecidas por unos tendones con mucha flexibilidad.

La espinilla en sí es el hueso menos protegidos en el cuerpo, con sólo una capa delgada de la piel. Graham tiene unas piernas fuertes con una forma que le permite saltar como un resorte. La forma es muy similar a las prótesis utilizadas por atletas paralímpicos sin extremidades inferiores.