Imputado por maltrato animal por una brutal patada a un perro, que tuvo que ser sacrificado

Le fracturó la mandíbula y los veterinarios aconsejaron practicarle la eutanasia debido a la magnitud de las lesiones

La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 38 años por maltrato animal, después de que propinara una patada en la cabeza a un perro que tuvo que ser sacrificado.

La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 38 años por maltrato animal, después de que un perro tuviera que ser sacrificado tras recibir una brutal patada suya. Los hechos se produjeron en pasado 19 de abril en la localidad cacereña de Pinofranqueado cuando un hombre acudió a comisaria para denunciar los hechos. Según relató el dueño del animal, se encontraba paseando con su mujer y su mascota cuando el denunciado le "descargó una patada" y le ocasionó graves lesiones en la mandíbula.

Como consecuencia de la agresión, el perro comenzó a sangrar de forma alarmante por lo que los dueños lo trasladaron a una clínica veterinaria en la localidad de Montehermoso. El primer examen determinó que el can tenía fracturada la mandíbula y que las consecuencias de las lesiones "eran de tal magnitud que tomaron la decisión de practicarle la eutanasia terapéutica, a fin de evitarle sufrimientos innecesarios", explica la Guardia Civil en nota de prensa.

El detenido está acusado de ser presunto autor de un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, en su variante de maltrato animal, recogido en el recogido en el articulo 337 apartado 1, IV del vigente Código Penal, por el que podría ser condenado a penas de prisión de entre 3 y 18 meses.

Firma en Change.org para instar al Congreso a elaborar una ley estatal que evite el sacrificio de los animales de compañía