IU llevará en su programa la eliminación de los colegios concertados

Actualmente más de dos millones de alumnos y unos 130.000 profesores dependen de los centros concertados

En el centro, Alberto Garzón esta mañana ante la Catedral de la Almudena, en Madrid; a la izquierda, Francisco Delgado, presidente de Europa Laica.
En el centro, Alberto Garzón esta mañana ante la Catedral de la Almudena, en Madrid; a la izquierda, Francisco Delgado, presidente de Europa Laica.

Izquierda Unida pretende eliminar progresivamente los conciertos con los centros educativos concertados hasta construir una red de colegios pública en su totalidad.

IU va desgranando paulatinamente sus propuestas para el 20-D. Si bien la semana presentó las relativas al mercado laboral, esta mañana ha sido el turno de las ideas acerca de la relación Iglesia-Estado, que desde el partido abordan desde un punto puramente laicista. Algo más de una veintena de medidas serán las que llevará en este sentido en su programa para las elecciones generales. El líder de la formación, Alberto Garzón, ha adelantado esta mañana que su partido pretende eliminar progresivamente los conciertos con los centros educativos concertados, a los que la Administración aporta en torno al 57% de sus ingresos. La federación de izquierdas propone transformar la categoría estos centros hasta construir una red de colegios pública en su totalidad. Actualmente más de dos millones de alumnos y unos 130.000 profesores dependen de los centros concertados.

Tres son las prioridades que se fijan desde el partido para defender la laicidad del Estado: eliminar la financiación pública a cualquier religión, derogar los Acuerdos con la Santa Sede y sacar la enseñanza de la religión de las aulas –al igual que propuso el PSOE hace unas semanas–. «Una sociedad moderna no puede depender de ninguna religión y no puede tener escenarios de privilegio para ninguna religión, sea la Iglesia católica o cualquier otra», ha asegurado esta mañana el líder del partido Alberto Garzón en frente de la Catedral de la Almudena, en Madrid.

IU pretende, además, reformar el artículo 16 de la Constitución con el fin de introducir en la Carta Magna la idea de «laicismo», así como derogar los artículos del Código Penal que tipifican la ofensa a los sentimientos religiosos o eliminar la financiación de la Iglesia a través de la casilla en el IRPF.

El partido de izquierda, que finalmente concurrirá a los comicios con sus siglas junto con el nombre de Unidad Popular, también pone el punto de mira en las inmatriculaciones; es decir, el procedimiento por el cual la Iglesia católica ha registrado en los últimos años como suyos todo tipo de edificios que nunca antes hayan tenido una titularidad. «Ahora que ya hemos conseguido una Ley Hipotecaria reconozca que la Iglesia católica no es una entidad pública queremos revisar los registros catastrales y comprobar si esos procesos de inmatriculaciones son legítimos o no», ha sostenido Garzón. Esto pondría en entredicho, por ejemplo, la titularidad de la Mezquita de Córdoba, que la Iglesia puso a su nombre hace unos años. El PSOE ya propuso este verano elaborar un inventario donde se recogiesen todos estos bienes para proceder a recuperar la titularidad pública de aquellos en los que no existan documentos sobre su propiedad y Podemos, en su borrador de programa, también recogía una propuesta en términos similares.

Las medidas presentadas hoy por IU están avaladas por Europa Laica. «Hemos hablado con casi todos los partidos para hacer una transición hacia el Estado laico. Hablamos con los compañeros de IU y apoyaron nuestras propuestas y ahora las convierten en un compromiso electoral», ha afirmado Francisco Delgado, presidente de la organización.