La madre de Diana Quer: «Si tienen a mi hija aún con vida estoy dispuesta a hacer lo que me pidan»

«Las investigaciones no sólo se centran en los feriantes, hay varias líneas abiertas», explica la madre de la joven desaparecida hace ya más de un año. Se lamenta de que no haya nuevas pistas sobre su hija.

Diana López-Pinel, la madre de Diana Quer, desaparecida hace más de un año
Diana López-Pinel, la madre de Diana Quer, desaparecida hace más de un año

«Las investigaciones no sólo se centran en los feriantes, hay varias líneas abiertas», explica la madre de la joven desaparecida hace ya más de un año. Se lamenta de que no haya nuevas pistas sobre su hija.

Con hoy ya son 380 días sin noticias de Diana Quer. A pesar del enorme esfuerzo por parte de los investigadores, la desaparición de esta joven madrileña, cuyo rastro se perdió en la madrugada del 21 al 22 de agosto de 2016 en las fiestas de A Pobra do Caramiñal (A Coruña), sigue siendo aún una incógnita. Ayer, durante la emisión del programa «Espejo Público» de Antena 3 se informó de la última llamada que intentó hacer Diana. Era a su amiga Zaira, hija de Arantxa de Benito y Guti. Su madre, Diana López-Pinel, nos atiende por teléfono. No pierde la esperanza. Aunque ya son muchos días sin ella.

–¿Nos puedes confirmar esa última llamada?

–La verdad, tengo entendido que sí (la hubo).

–¿Cree que su hija pudo contactar con su amiga por miedo?

–Probablemente, en la tesitura en que se vio, mi hija intentó hacer una rellamada a su amiga Zaira. Sólo le dio tiempo a hacer eso.

–Esa noche, ¿ya había llamado a Zaira?

–Previamente había mandado un mensaje a su amiga, que estaba durmiendo, en el que le decía: «te echo mucho de menos». Me imagino que fue lo más rápido, hacer una rellamada.

–Como madre, ¿piensa que esa llamada pudo ser de auxilio?

–No sé si tenía miedo, a lo mejor mi hija se vio en peligro, pero no lo sé con seguridad. Lo cierto, es que no pasó ni un minuto del «morena ven aquí» a esa llamada. Puede ser por eso, porque tuviera miedo, o porque los asaltantes miraran su teléfono móvil e hicieran la llamada.

–¿Los investigadores han sacado algo más del móvil?

–No, que yo sepa. Creo que lo que se ha sacado es lo que hay. No me han comunicado que tengan perspectiva de obtener mucho más. Están analizando el teléfono, pero no se sabe.

–Los investigadores del caso han vuelto otra vez sobre los feriantes.

–Tengo entendido que han vuelto sobre ellos. No estoy informada al detalle, pero creo que sí.

–¿Sólo se centran en ellos?

–No, hay varias líneas abiertas. No sé a cuántos investigan.

–Como madre, ¿ha visto fallos en la investigación?

–No veo que haya habido fallos, el problema es que en la zona no había cámaras..., todo ello dificulta la investigación.

–¿Qué les diría a los captores o captor de su hija Diana?

–A los secuestradores les diría que si aún existe la posibilidad de que la tengan con vida, estaría dispuesta a hacer lo que me pidieran. Si quieren dinero, dinero; si quieren mi vida, mi vida.

–¿Siguen sin haberles pedido ningún rescate?

–No nos han pedido rescate.

–Aún así, la esperanza es lo último que se pierde...

–Cierto, pero te derrumbas al no tener noticias. El día que se cumplió un año de la desaparición de mi hija se me pasó de todo por la cabeza, al igual que cada día que pasa sin que tenga noticias de ella. Pero ese día fue si cabe peor. Un año, para una madre, es mucho tiempo para no ver a un hijo.

–Antes me decía que no está informada al detalle de cada paso que dan los investigadores. ¿Cuándo fue la última vez que habló con ellos?

–No hace mucho. La última vez fue cuando se cumplía el año de la desaparición de mi hija. Me aseguraron que siguen buscándola.

–¿Sabe si tienen alguna nueva pista?

–Pista, no lo sé, que yo sepa no hay nuevas pistas.

–Como madre, ¿qué le pide a la Guardia Civil?

–Que no abandonen el caso, que no abandonen a mi hija. Aunque sé que no lo van a hacer. Creo que la siguen buscando con el mismo ahínco que al principio.

–Ha pasado más de un año desde que su hija desapareció. ¿Cómo está la relación con el padre de Diana? ¿Mantienen el contacto?, ¿se apoyan?

–No, no mantenemos ningún tipo de relación.

–¿Cree que todo el mundo ha hablado o hay vecinos que podrían decir algo más?

–La gente ha colaborado. El problema es que el lugar donde la cogieron es muy solitario.

–¿Qué les pediría?

–Si alguien sabe algo, que por favor lo diga. Mi familia y yo estamos viviendo un infierno, que se pongan, aunque sólo sea por un instante, en nuestro lugar. Esto no es vida.

«Valeria está bien y no he ido a Pobra este verano»

«Mi hija Valeria está bien, bien dentro de lo que cabe», asegura la madre de Diana Quer. Diana López-Pinel explica que «este verano no he ido a A Pobra do Caramiñal». Es allí donde los investigadores siguen tratando de reconstruir el último cuarto de hora antes de que la joven madrileña desapareciese en las fiestas de la citada localidad. Según informó en su día «Interviú», los datos de geolocalización apuntan a que el teléfono móvil de la joven no se movió durante unos cuatro minutos. Tiempo en el que sus captores se habrían acercado a ella para abordarla.