La otra enfermera sospechosa de ébola da negativo en las pruebas

Una enfermera que trabaja en Cuidados Intensivos del hospital La Paz, que llevaba desde ayer aislada y en observación en el Hospital Carlos III, ha dado negativo por ébola, según fuentes de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

Una enfermera que trabaja en Cuidados Intensivos del hospital madrileño La Paz, que llevaba desde ayer aislada y en observación en el Hospital Carlos III, ha dado hoy negativo por ébola, según han anunciado fuentes de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, que han asegurado que podría ser dada de alta mañana mismo.

La enfermera intensivista, que no había estado en contacto directo con ningún paciente de ébola, no tenía fiebre pero estaba bajo vigilancia por haber presentado un cuadro de diarrea. Dado que los resultados de la analítica conocidos son negativos y que la mujer además no presenta síntomas, se descarta que padezca la enfermedad.

Esta enfermera, aunque formaba parte del equipo preparado para atender al misionero Manuel García Viejo en el Carlos III en agosto pasado, en ningún momento fue requerida para atender al religioso. A esta persona, que ha dado negativo en un primer análisis de ébola, se le practicará mañana una segunda prueba, según la fuente sindical.

Sanidad mantiene bajo vigilancia a medio centenar de personas tras conocerse el contagio por el virus del ébola de una auxiliar de enfermería, que está siendo tratada con plasma de una religiosa que superó la enfermedad.

Teresa Romero Ramos, que se presentó como voluntaria para cuidar a los misioneros repatriados que fallecieron por este virus, permanece ingresada y aislada en el Hospital Carlos III de Madrid mientras que su marido y un ingeniero español procedente de Nigeria se encuentran en observación en el mismo centro.

Su pareja está asintomático y el ingeniero ha dado negativo en un primer análisis, según han informado hoy los responsables del Hospital La Paz y los médicos que les atienden en el Carlos III.

La auxiliar de enfermería contagiada mantuvo contacto con 22 personas, en su mayoría profesionales sanitarios que la han atendido y familiares, a quienes la recién creada Comisión de Coordinación -entre el Ministerio de Sanidad y la Comunidad de Madrid- mantiene bajo vigilancia.

A ellos se suman las 30 personas que atendieron a los dos misioneros fallecidos por el ébola en el Carlos III, que también están bajo seguimiento.

La paciente, que es el primer caso de contagio en Europa, se presentó a unas oposiciones de enfermería el pasado día 27 de septiembre, dos días después de la muerte del religioso Manuel García Viejo. Así lo han señalado hoy en rueda de prensa los sindicatos de la Mesa Sectorial del Servicio Madrileño de Salud, que han subrayado que esto no debe ser motivo de alarma puesto que la transmisión del virus “es de bajísima probabilidad”.

Está siendo tratada con el plasma de la religiosa Paciencia Melgar, que logró superar la enfermedad tras contagiarse en el hospital San José de Monrovia (Liberia).