Las agresiones homófobas, a la cabeza de los delitos de odio

Sus heridas son la huella de la intolerancia. Fueron agredidos por ser gays. También una mujer, arrastrada desde un coche por ser transexual. Son las agresiones motivadas por la identidad sexual de las víctimas las que encabezan la lista de los llamados delitos de odio. Aunque son muchos más de los que recogen los informes policiales, porque muchas de estas víctimas no denuncian. Las agresiones por motivos xenófobos o racistas son las segundas más frecuentes. Casos como el de una chica, agredida en el metro de Barcelona cuando la escocharon hablar en árabe. El informe, que realiza por segunda vez en España el Ministerio del Interior, revela un dato precocupante: una cuarta parte de las víctimas son menores.