Las altas temperaturas, ¿afectan a la conducta?

Análisis. El psicólogo Enrique García alerta de los efectos de las altas temperaturas en el comportamiento

La Razón
La RazónLa Razón

–¿Por qué nos parece que la última ola de calor que sufrimos es peor que ninguna?

–Es una cuestión de habituación, es decir, cuando algo sucede con cierta asiduidad tendemos a olvidarlo. Cada año soportamos olas de calor similares; sin embargo, consideramos que es la peor de los últimos años aunque no lo sea. La explicación es sencilla: cuando un hecho o acontecimiento se convierte en habitual, aunque sea desagradable, tendemos a borrarlo de la memoria. No sólo sucede con el calor, es una conducta psicológica general, ya que esta situación se repite, por ejemplo, en invierno. De lo que no cabe duda es de si estamos ante una ola de calor inusual, nuestro cerebro lo recordará como tal y conservará ese recuerdo.

–¿Cómo afecta el calor en la conducta humana?

–El calor nos afecta tanto física como psicológicamente. En cuanto a los aspectos físicos, se producen cambios en la circulación de la sangre, provoca bajadas de tensión y aumenta la sensación de fatiga. Ese malestar físico tiene unas consecuencias psicológicas que se manifiestan en un aumento del cansancio, la apatía y la irritabilidad.

–¿Existen diferentes tipos de calor a nivel psicológico?

–Podríamos hablar de dos tipos de calor: el elegido y el obligado. La percepción del calor es diferente según el tipo; por ejemplo, con el «calor elegido», cuando escogemos un destino caluroso para pasar las vacaciones, los niveles de irritabilidad no son tan altos, ya que se trata de una elección propia y en estos casos existe la posibilidad de controlar los cambios físicos que producen las altas temperaturas. Por otro lado, con el «calor obligado» estamos hablando de una imposición, lo que produce cierta frustración en el individio y conlleva que la percepción del calor sea mucho más negativa.

–¿Cómo podemos combatir los efectos psicológicos que produce una ola de calor?

–Para combatir los efectos psicológicos debemos controlar los efectos físicos, ya que son estos los que producen el cansancio y la irritabilidad. Es una cuestión bioquímica, por ello es muy importante llevar a cabo las medidas de prevención básica frente al calor, como mantenernos hidratados y utilizar aparatos eléctricos, como ventiladores, para mitigar el efecto de las altas temperaturas.

*Director de Quality Psicólogos y profesor de Psicología en la Universidad Cardenal Cisneros