Las bodas de cuatro confesiones minoritarias en España serán legales

Boda ortodoxa
Boda ortodoxa

La norma aprobada incorpora al Código Civil el reconocimiento de efectos civiles de los matrimonios celebrados por los ritos ortodoxo, budista, mormón y de los testigos de Jehová.

La norma aprobada incorpora al Código Civil el reconocimiento de efectos civiles de los matrimonios celebrados por los ritos ortodoxo, budista, mormón y de los testigos de Jehová, que son confesiones de notorio arraigo en España, junto con la católica, judía y musulmana, que ya tenían reconocidos estos efectos gracias a que tienen firmados acuerdos con el Estado. Esta reclamación, como indica Faustino López, portavoz de los mormones en España, «llevamos años haciéndola e intentando llegar a acuerdos porque somos un grupo religioso de notorio arraigo». Entre los «beneficios» que piden también solicitan que «al igual que otras religiones, también contemos con desgravaciones fiscales». Y es que desde que en los años 70 llegaron los primeros misioneros mormones a nuestro país, la comunidad no ha dejado de crecer, como apunta López: «Ya somos cerca de 57.000 y nuestro jóvenes que, de media se casan alrededor de los 25 años, tienen que esperar meses para poderse casar porque antes del ‘‘sellamiento’’, tienen que contraer matrimonio civil». Tiene este nombre porque «para nosotros el matrimonio va más allá de la muerte, seguimos casados en el cielo», apunta.

Los testigos de Jehová, que cuentan en España con 100.000 seguidores, celebran cada año cerca de 150 bodas en sus lugares de culto o «salones del Reino». El nuevo paso legal que aprobó ayer el Congreso de los Diputados «es muy positivo porque nos sitúa a todos en un plano de igualdad», dijo ayer un portavoz de este culto. Los novios, no obstante, antes de formalizar su matrimonio ante su comunidad, lo hacen previamente en el ayuntamiento. Acto seguido suelen acudir a su lugar de culto, donde se organiza un acto en el que una persona próxima a la pareja pronuncia un discurso de unos 20 minutos en el que se recuerda a los novios la responsabilidad que tiene cada uno de ellos al adquirir ese compromiso. Es lo que se conoce como el «acto de fundamento bíblico, que hace honorable el matrimonio a los ojos de Dios».

El archimandrita Demetrio del Arzobispado Ortodoxo de España y Portugal, otra de la religiones beneficiadas, afirma que «la aprobación nos parece muy positiva, pues nos equipara a las religiones que en 1992 sucribieron acuerdos con el Estado español. De hecho, el Ministerio de Justicia nos pidió su opinión durante la tramitación de la ley». Calculan que en España se celebran cada año unas 1.000 boda ortodoxas.

Por último, los budistas. Su religión se basa en el desarrollo personal y la búsqueda de la verdadera esencia. Por eso, «la función del matrimonio es la de adquirir las características que son propias del otro género y necesarias para que la persona se complete», sostiene Dark, del centro budista Camino del Diamante.