Actualidad

Las mujeres de más de 40, fieles al 7 de enero

Ya no se ven colas en rebajas porque el perfil del consumidor ha evolucionado: ahora es multicanal.

Publicidad

Los Reyes Magos han llegado este año en domingo y en nueve comunidades españoles el festivo se trasladó al lunes. Un día idóneo para comenzar las rebajas: había tiempo para cambiar los regalos y, de paso, echar un vistazo en busca del mejor chollo. En Madrid, unas de las provincias donde ayer no se trabajó, el sol de la mañana invitaba a pasear por las calles y a entretenerse con los escaparates. Pero nadie hubiera dicho que se inauguraba el período de descuentos. En el barrio de Goya, una de las zonas de compras más importantes de la capital, muchos de los pequeños comercios permanecían cerrados y en las cadenas importantes del sector textil y electrónico no se veían esas colas de antaño cuando se colgaba el cartel de rebajas. No hubo empujones, es cierto, pero sí mucho bullicio en grandes almacenes como El Corte Inglés de la Castellana a partir de la tarde y en todos los Zaras desde la mañana. La gallina de los huevos de oro del imperio Inditex nunca falla.

No obstante, la liberalización de los periodos de descuentos, el auge del comercio electrónico y la popularización del Blak Friday –que se celebra semanas antes de Navidad– han terminado por desinflar el fenómeno que antes representaban las rebajas de enero. El perfil del comprador también ha cambiado, la tendencia es la del consumidor 5.0, el multicanal. Pero todavía existen los fieles a las rebajas tradicionales. ¿Cómo podemos identificarlos? En su mayoría son mujeres a partir de 40 años, no activas, de clase social media/baja y con bajo nivel de estudios. Son compradores de alimentación y bazar, ropa, calzado y complementos, así como de productos y servicios de belleza, según se desprende del estudio de Experian España «Hábitos de compra offline y online del consumidor español en el sector retail».

Josefa fue una de las que madrugó ayer para hacerse con ese abrigo que llevaba probándose un mes para conseguirlo rebajado. «Sé que podría comprarlo por Internet, mi hija me ha dicho que ella me ayuda, pero yo no me fío», comentó a este diario. Lo cierto es que ya 7 de cada 10 españoles compra «online», según el estudio e-Commerce España 2018 y es la opción mayoritaria para la franja de población más joven –menores de 34 años– según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Entre la población mayor, todavía dista de ser una opción. «Me he venido a las diez de la mañana para ver si habían rebajado la chaqueta de piel de zorro que quiero», afirmó Teresa mientras sus nietos correteaban por el centro de la capital. «¿Qué es eso de comprar a través de una pantalla? Si tú no lo tocas, lo hueles y te lo pruebas no puedes saber si te va a quedar bien», apuntó.

Y esta teoría parece ser cierta a juzgar por los dos tendencias de compra que cada vez están tomando más fuerza, sobre todo en el sector retail y que aseguran la permanencia de la tienda física: «webrooming» y «showrooming». La primera es la práctica de visitar un comercio para evaluar un producto que finalmente es adquirido a un precio inferior en ula web; la segunda, consiste en analizar una posible compra en la red, pero realizarla finalmente en tienda.

Publicidad

Debe recordarse que el consumidor únicamente online en España representa el 5% de la población y que la tendencia mira hacia un usuario multicanal: un consumidor que realiza sus compras «online», «offline» y por «click collect» (compra «online y recogida en tienda) o a través de una combinación de todas estas modalidades.

Publicidad