Las quejas al Defensor del Pueblo bajan un 24 por ciento en 2015

Los españoles han presentado en 2015 unas 17.677 quejas ante el Defensor del Pueblo, un 23,7 por ciento menos que las registradas en todo 2014, según datos a 28 de diciembre, algo que la máxima responsable de la institución, Soledad Becerril, considera que refleja una mejoría en la situación del país. Del total de quejas 13.453 fueron individuales y 4.224 fueron colectivas. Además, se han llevado a cabo 521 actuaciones de oficio, 6,5 por ciento más y se ha solicitado la interposición de 123 recursos de inconstitucionalidad, un 57 por ciento menos, según informa la Oficina del Defensor del Pueblo.

"Esta es una institución que puede servir de termómetro relativo, es un reflejo social de circunstancias sociales y hemos notado una mejoría suave, relativa a lo largo de 2014 y 2015 en comparación con 2012 y con 2013 -ha señalado Becerril en una entrevista a Europa Press-. Fueron unos años en que se notó que había muchas dificultades para grandes sectores de la población, de carácter social y económico. A lo largo de 2014 descendieron algo esas cifras, y a lo largo de 2015 también, pero claro, esto hay que mantenerlo y mejorarlo y mucho todavía".

Así, explica que la mejora de las circunstancias económicas "desde luego influye"y que "no puede existir orgullo del número de quejas". En su opinión, lo que sí puede facilitar la Institución es el acceso y la comunicación con el Defensor. Según ha señalado, a ello ha contribuido en gran parte la nueva página web de la institución, que recibe diariamente entre 1.000 y 1.200 visitas. Entre los principales problemas señalados por los españoles, la Defensora destaca que los retrasos en la administración de Justicia preocupan mucho, aunque reconoce que se está haciendo un esfuerzo; las ayudas a personas con discapacidad copan también parte de las quejas; y, este año también aparecen los impuestos a bienes inmuebles, revisados al alza por diversos ayuntamientos, que muchos ciudadanos consideran excesivos.

Por otro lado, Becerril ha destacado que la institución ha reducido a la mitad desde 2012 los tiempos de tramitación, de los 62,53 días a los 29,56 en el primer requerimiento a la administración y de 81 a 48 días en el caso del segundo requerimiento, a la vez que se ha ido reduciendo el gasto.

Cerca de 1500 resoluciones

Mientras, como consecuencia de las gestiones, se han llevado a cabo 1.491 resoluciones, entre las que destacan 1.308 recomendaciones y sugerencias -de las que 603 ya han sido aceptadas, 188 rechazadas y 517 quedan pendientes-, así como 183 recordatorios y advertencias. Además, la institución ha realizado Entre ellas, ha destacado las relacionadas con refugiados, trata de seres humanos con fines de explotación, el semáforo financiero para informar de los riesgos de productos como las preferentes, o los temas relacionados con la puesta a disposición de los ciudadanos de viviendas sociales.

Asimismo, destaca los programas para alimentación de menores, el IBI rústico para suelos urbanizables sin construir, asuntos relacionados con la ley de segunda oportunidad y diversos temas relacionados con las personas con discapacidad. Igualmente, la institución recuerda que durante este año la Real Academia Española de la Lengua (RAE) acepto añadir en su próximo Diccionario una nota de uso que advertirá del significado "ofensivo o discriminatorio"de las acepciones "trapacero"y "trapacería"para definir las palabras "gitano"y "gitanada", como pidió el Defensor del Pueblo.

Por otro lado, la Defensora del Pueblo ha destacado la importancia de que las administraciones contesten al ciudadano en sus requerimientos. "No es de recibo es que no se conteste al ciudadano, se guarden las preguntas en un cajón y, por supuesto, lo que no acepto es que se haga con el Defensor, hasta el punto de que, tras una tercera solicitud de información, razonada y motivada, yo doy cuenta a la Fiscalía", ha advertido.

En esta línea, ha recordado que la página web de la institución recoge "con grandes titulares"un icono que dice qué administraciones son "entorpecedoras", lo que ha mejorado "a toda velocidad"la respuesta de las mismas. "Cuando las administraciones se ven allí, inmediatamente llaman o ponen un correo", ha concretado, al tiempo que ha manifestado comprensión con aquellos ayuntamientos más pequeños que no tienen medios.