Los delincuentes del futuro

Algunos expertos en tecnología aseguran que en el año 2040 los robots y la inteligencia artificial llegarán a cometer más delitos que los humanos. ¿Es algo realista?

Algunos expertos en tecnología aseguran que en el año 2040 los robots y la inteligencia artificial llegarán a cometer más delitos que los humanos. ¿Es algo realista?

El experto en tecnología Roy Amara aseguraba, en lo que se ha convertido en la ley que lleva su apellido, que «nuestra tendencia es sobrestimar los efectos de una tecnología en el corto plazo y subestimar el efecto en el largo plazo».

Quizás que los robots se queden con la mayor parte de los puestos de trabajo no deba ser nuestra preocupación más importante en el futuro. Puede que debamos enfrentarnos a algo que impactará más aún en nuestra convivencia con la inteligencia artificial y los droides.

A la larga lista, cerca de 8.000 expertos y científicos alrededor de todo el mundo, que han firmado la carta para prevenirnos sobre el peligro de la inteligencia artificial (Elon Musk, Stephen Hawking o Bill Gates entre otros), ahora se le une Tracey Follows, una experta en tecnología que ha trabajado para Telefónica, O2 o EasyJet, quien ha dicho : «mi pronóstico es que para 2040 la mayoría de los delitos serán cometidos por máquinas».

Hacer pronósticos sobre el futuro es muy arriesgado. En 1943, Thomas Watson, presidente de IBM, aseguraba que «hay un mercado mundial como para unos cinco ordenadores». No es necesario explicar cuán fallida fue su apuesta.

Pero en este caso, ¿es realista el escenario que plantea Follows? Vamos con algunos números. Logan Streondj es un experto en software e inteligencia artificial. Y recientemente lo que ha hecho es calcular en qué momento de la historia los robots serán más numerosos que los seres humanos.

Considerando la cantidad de personas que nacen anualmente, el número de robots que se producen cada año y la esperanza de vida de cada uno, junto a los índices de «natalidad» de ambos (el porcentaje aumenta cada año en el caso de los robots), Streondj plantea que entre 2040 y 2050, los humanos seremos la minoría inteligente en el planeta.

Más información. En 2020, en solo tres años, los superordenadores serán 30 veces más potentes que los actuales. Y, en 2040, cien veces. Esto traerá una consecuencia que, según muchos expertos, podría ser el motivo de una guerra entre humanos y personas. En 2040, si las tendencias actuales continúan al mismo ritmo, la Asociación de la Industria de Semiconductores (SIA por sus siglas en inglés) afirma que los ordenadores precisarán toda la potencia energética del planeta. La idea es que, a medida que los microchips son más potentes, precisarán una mayor dosis de energía para alimentarlos.

Y, por si fuera poco, ese mismo año, su capacidad de procesamiento será mayor que la del cerebro humano.

En un artículo publicado en la revista Nature, firmado por Declan Butler, se estima que la cantidad de información nueva que se produzca en 2020, será cuatro veces mayor que la actual al tiempo que la capacidad del tráfico en internet se duplicará. Ese mismo año, la cantidad de sensores conectados a la red será el doble que los habitantes del planeta. Todo esto ha hecho que Gill Pratt, antiguo director del Departamento de Proyectos Avanzados de Robótica del Departamento de Defensa de Estados Unidos, a anticipar una explosión Cámbrica, un período de enorme diversificación en inteligencia artificial y robótica, que ocurrirá en menos de una década. «Aunque un robot actual no excede la capacidad de aprendizaje de un niño de tres años – explica Pratt en el artículo de Nature–, sí cuenta con una gran ventaja. Los humanos nos comunicamos entre nosotros a una velocidad de 10 bits por segundo, los robots lo hacen gracias a internet, a una velocidad 100 millones de veces superior. Eso les permitirá aprender mucho más rápido». En pocas palabras: ordenadores más inteligentes, robots más numerosos y con una sed de energía y aprendizaje insaciable. Terreno para el conflicto sembrado.

Raj Samani, jefe de tecnología de McAfee, trabaja codo con codo con la Agencia National contra el Crimen (NCA por sus siglas en inglés) y la Europol. Me he encontrado con él en dos oportunidades y su pasión por el futuro es igual que su caudal de información. «Es solo cuestión de tiempo que veamos a seres humanos indefensos, incapaces de conducir su coche, conectarse a la red o hacer una llamada con su smartphone a menos que paguen un rescate», me aseguraba en nuestro último encuentro. ¿Suena ciencia ficción? La propia NCA ha elaborado una estadística que muestra que el 53% de los delitos cometidos el año pasado, fueron ciberdelitos. La red y la tecnología ya nos han sobrepasado en delincuencia presencial, por decirlo de algún modo.

Después de todo esto, ¿deberíamos temer un futuro en el que los droides tipo Terminator se hagan con el control? ¿Sería lógico oír todas las voces de expertos? Hablamos con un «abogado del diablo» para intentar llegar a una conclusión. Su nombre es Luis Moreno Llorente, del Robotics Lab de la Universidad Carlos III de Madrid, y uno de los mayores expertos en robótica del país. Para Moreno Llorente, «si a lo que se refieren cuando dicen que los robots contarán más delitos que los humanos es a que alguien desde el exterior los controle, eso sí. Pero eso ahora mismo. Un robot conectado y que se mueve es muy manipulable. Pero no es el robot quien lo hace. Es un medio para cometer un delito, igual que la red o los ordenadores».

¿Deberíamos temer a los robots entonces? «A mi no me dan miedo los robots – afirma Moreno Llorente– me dan miedo las personas, son los humanos los que los programan. Su uso dependerá de las instituciones y eso es algo que no depende de nosotros. La gente se piensa que esto será algo que ocurrirá muy pronto y no es así, muchos de los problemas más importantes siguen sin resolverse aún. Y hay otro factor: los robots son caros, todo el proceso de automatización es muy costoso. Y cuanto más compleja es su tarea, más inversión requiere. Pero vamos a convivir con ellos. Creo que hay muchas cosas erróneas que se están diciendo actualmente y pueden provocar miedo, pero no creo que haya que tener miedo. Lo que sí hay que saber es que la tecnología necesita un período de adaptación y para que este escenario que han planteado se produzca, falta mucho, mucho tiempo». Suponemos que el proceso de creación de una inteligencia artificial es lineal, pero el aprendizaje que llevan a cabo es muy similar a la evolución, con todas las mutaciones que eso puede acarrear. Es imposible saber si el escenario de robots delincuentes es ilógico, lo que sí es lógico es no descartarlo. Y eso sí da miedo.