Los secretos del sexo en verano

Imagen promocional de la película "50 sombras de Grey"
Imagen promocional de la película "50 sombras de Grey"

Las vacaciones son época para descansar, dedicar más tiempo al ocio, a disfrutar de la familia y de la pareja. Numerosos indican que la actividad sexual se intensifica durante estas fechas, ¿pero es realmente así? Paola Obrador Pellicer y Marilén Garcerán Aulet, miembros de Saluspot y psicólogas en el Instituto Psicología-Sexología Mallorca, confirman que "cuando disfrutamos de vacaciones contamos con más tiempo libre y sufrimos menos estrés. La combinación de estos factores puede favorecer que tengamos más ganas y surjan más oportunidades de mantener relaciones sexuales".

Así, es lógico que, indican, "en vacaciones es frecuente que aumenten las relaciones sexuales en pareja. El motivo principal probablemente es el estado de relajación en el que se encuentra la pareja, con menos obligaciones y más tiempo para el ocio. Aun así, las vacaciones no son más idóneas para el sexo que otros momentos del año: de hecho, lo deseable es que las parejas encuentren tiempo para disfrutar de su vida sexual sin que las obligaciones cotidianas interfieran".

En el caso de que no se tenga pareja, también es una buena época para lograrlo. "Es útil profundizar en las habilidades de comunicación. Por ejemplo, aprender cómo iniciar una conversación con un/a desconocido/a, cómo mostrar interés, cómo expresar y también recibir un cumplido, son algunas de las estrategias que pueden tener éxito", añaden.

Para estas psicólogas y sexólogas, el buen tiempo también dispara las oportunidades de cumplir las fantasías como "mantener relaciones sexuales dentro del agua, ya sea en la playa o en la piscina". "Las épocas de calor son, para muchos, el mejor momento para llevarla a cabo, aunque recordemos que no necesariamente queremos poner en práctica todas nuestras fantasías. Fantasías y deseos no siempre son lo mismo", afirman.

Aun así, advierten que "no debemos olvidar unas medidas de seguridad básicas, tanto en lo que se refiere al lugar como al posible contagio de enfermedades de transmisión sexual".

Así, explican que "es importante que los preservativos se conserven en un lugar fresco y seco, que solamente se saquen del envoltorio en el momento de utilizarlos y, por supuesto, no olvidar comprobar la fecha de caducidad. Los lubricantes deben guardarse en un lugar seco, fresco y lejos de la luz directa del sol. Al igual que ocurre con los preservativos, es necesario asegurarse de que se encuentran en buen estado".