Fabrica un ataúd casero para su madre y oculta un año su cadáver

Los vecinos de una vivienda situada en el número 12 de la calle Salvador Alonso alertaron a la Policía por el fuerte olor que desde hacía semanas desprendía el piso de uno de los vecinos

Fachada del edificio en el que fue encontrado el cadáver
Fachada del edificio en el que fue encontrado el cadáver

La Policía Nacional ha encontrado el cadáver de una mujer de 92 años en avanzado estado de descomposición, que su hijo mantenía en su domicilio de Carabanchel para seguir cobrando su pensión.

Olía fuerte, muy fuerte en la escalera del número 12 de la calle Salvador Alonso, en el distrito de Carabanchel. El epicentro de ese hedor insoportable estaba en el tercero A. Como en otras tantas ocasiones fueron los vecinos los que dieron la voz de alerta a los servicios de emergencias al sospechar que tras esa puerta podría haber un cadáver.Y no se equivocaban.

Una vez desplazados al lugar, agentes de la Policía Nacional y Bomberos del Ayuntamiento encontraron el miércoles, a eso de la una del mediodía, el cadáver de una mujer de 92 años en avanzado estado de descomposición tras derribar la puerta del domicilio, ya que nadie les abría. El hallazgo fue macabro. El cuerpo se encontraba dentro de un cajón cerrado con tapa y sellado con algunos tornillos. Una especie de ataúd, señalaron a Efe fuentes de la investigación, que su hijo había construido con piezas de algún cajón de mercancías y que estaba ubicado en una habitación donde había flores y velas.

Allí llevaba, aproximadamente un año, la anciana desde que falleciera, según las primeras hipótesis, por causas naturales. El mismo tiempo que hacía que sus vecinos no la veían, aunque serán los resultados de la autopsia los que determinen con más precisión el tiempo que llevaba fallecida. El cadáver, tras el levantamiento dictado por el juez, fue trasladado al Instituto Anatómico Forense.

Pero, ¿qué pudo llevar al hombre, de 62 años, a mantener el cadáver en casa durante un año? Si bien en un primer momento se especuló con el hecho de que hubiese ocultado el cuerpo para seguir cobrando la pensión de la madre, agentes del Grupo V de Homicidios, que se han hecho cargo de las investigaciones, parecían descartarlo y apuntan a que el hombre tenga las facultades mentales seriamente afectadas. De hecho, aunque el detenido se opuso en un primer momento a abrir la puerta a los policías que acudieron, posteriormente su comportamiento con los agentes fue de total normalidad.