Las cabras españolas y marroquíes no son iguales

Un estudio realiza la mayor caracterización genética entre razas a ambos lados del Mediterráneo

Un rebaño de cabras en Marruecos / Fundación Descubre
Un rebaño de cabras en Marruecos / Fundación Descubre

Un proyecto de investigación desarrollado entre las universidades de Córdoba, Abdell Maleck Esaadi de Tánger y el L’Institute Nationale pour la Recherche Agricole (INRA) de Marruecos, ha llevado a cabo la mayor caracterización genética entre razas de cabras a ambos lados del Mediterráneo.

Los resultados del estudio han desvelado que existe una clara diferenciación entre la población marroquí y la mayor parte de las razas de cabras españolas. El equipo de investigación ha alcanzado esta conclusión tras llevar a cabo una caracterización de genes neutros a la selección, y tras la búsqueda de posibles ecotipos o variedades ligadas a distintas localizaciones geográficas, según informa la Fundación Descubre.

La investigadora del proyecto, la doctora Evangelina Rodero, ha indicado que se seleccionaron, muestrearon y analizaron doce razas de cabras españolas de las regiones más cercanas a Marruecos (centro-sur de la península ibérica y Canarias) con una población de caprinos no identificados del norte de Marruecos: “Se comparó la variación genética (del ADN de microsatélites) de las doce razas caprinas y se analizaron las relaciones filogenéticas entre las razas y poblaciones, identificando también la variabilidad genética dentro de cada grupo detectando las posibles fragmentaciones o subdivisiones”, explica.

Los resultados muestran que las razas más próximas genéticamente a las cabras del norte de Marruecos son la Payoya (sierras de Grazalema y Cádiz) y la Malagueña. Sin embargo, las razas canarias han demostrado ser las más separadas y diferenciadas del resto. “No se había realizado con anterioridad en las cabras marroquíes con un número de razas españolas tan completo ni con un número de marcadores del tipo microsatélites de ADN tan amplio. No ha quedado sin incluir ninguna raza española de la posible zona de influencia”, matiza la doctora Rodero.

El proyecto partía de la hipótesis de que en el norte de Marruecos existía una población singular, diferente, pero con características suficientes como para ser identificada como un recurso genético significativo. El objetivo principal consistía en conocer la diversidad genética de las razas caprinas actuales para deducir relaciones genéticas recientes o pasadas e intentar determinar cuáles de las razas españolas podrían estar más relacionadas con las marroquíes.

El estudio se titual “Exploring the genetic diversity and relationships between Spanish and Moroccan goats using microsatellite markers”, y ha sido publicado en la revista Small Ruminant Research en 2018.