Actualidad

No es lo mismo ser refugiado en Francia que en España

En 2017, más de 111.445 personas solicitaron asilo en Francia, de las cuales un 30% fueron favorables. En España, lo hicieron 13.350 personas y el 35% fue favorable.

En 2017, más de 111.445 personas solicitaron asilo en Francia, de las cuales un 30% fueron favorables. En España, lo hicieron 13.350 personas y el 35% fue favorable.

Publicidad

Tras la llegada de la del Aquarius a Valencia, poco a poco se va aclarando el futuro de los inmigrantes rescatados hace una semana a la deriva en aguas del Mediterráneo. Según ha informado la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, en una entrevista este lunes en el programa Hoy por Hoy, la mitad de los 630 inmigrantes que han llegado a Valencia este domingo tras ser rescatados por el buque Aquarius pedirá asilo en Francia.

Publicidad

Los inmigrantes pueden solicitarlo gracias a la oferta que lanzó el presidente francés, Emmanuel Macron, de acoger en su país a aquellos que cumplan los requisitos. Durante años, el país vecino ha sido considerado como un paraíso para los refugiados por los incentivos sociales y ayudas económicas que estos recibían. Sin embargo, desde la llegada de Macron al Elíseo, se ha endurecido la ley de asilo como consecuencia de la avalancha de inmigrantes que han llegado a Europa desde 2015. No hay que olvidar las imágenes de los campos de refugiados de la ciudad francesa de Calais donde decenas de miles de personas vivían en condiciones insalubres.

Publicidad

En 2017, más de 111.445 personas solicitaron asilo en Francia, un 17 % más que el año anterior, de las cuales un 30% fueron favorables. En España, la cifra es mucho más baja, 13.350 personas solicitaron el estatus de refugiados y 35% fue favorable. En ambos países dos de cada tres solicitudes se rechazan.

Publicidad

En el país galo, el refugiado tiene un estatus de protección muy elevado y cuenta con varios derechos, principalmente sociales. Si tras evaluar su caso, consigue la categoría de refugiado tiene tres meses para convertirse en “refugiado reconocido” y, a partir de ese momento, recibe una carta de residencia válida durante diez años. Asimismo, se le obliga a firmar un contrato de acogida e integración y su estatus puede cambiar en el caso de no respetar las condiciones del contrato. Respecto al tiempo que suele tardar en tramitarse, varía en función de la urgencia de cada caso. En situaciones extremas se obtiene una respuesta en 15 días pero puede alargarse hasta seis meses.

Además, en los casos de especial vulnerabilidad, se ayuda al refugiado a acceder a centros de acogida provisionales y cuentan con un ayuda económica de en torno a 80 euros a la semana, así como acceso al mercado laboral, a la salud y derecho a solicitar la nacionalidad francesa.

También en España cuando un refugiado accede al sistema de acogida se le asigna una plaza en un centro durante seis meses, dispone una ayuda de 50 euros al mes y reciben también cursos de formación gratuitos y asistencia sanitaria y otro tipo de ayudas.