Actualidad

La Canina Nacional apoya que no se vendan perros de menos de seis meses

Reino Unido no permitirá el intercambio entre particulares para frenar los abandonos y las situaciones de maltrato

El Gobierno británico prohibirá la venta de perros y gatos de menos de seis meses para evitar su explotación y maltrato, una medida adoptada tras una campaña de los defensores de los animales.

Publicidad

La presidenta de la Sociedad Canina Nacional Alianz Canine WorlWide, María Eugenia Ribelles, ha manifestado su satisfacción con la medida aprobada por Reino Unido de prohibir la venta entre particulares de perros y gatos de menos de seis meses, aunque bajaría el periodo a tres meses. “La medida es coherente, hará que los criadores desarrollen una cría responsable y se trabaje por el bienestar animal, pero quizás el periodo de seis meses sea excesivo”, indica a LA RAZÓN.

La decisión del Gobierno Británico pretende acabar con las malas condiciones en que se encuentran muchos cachorros en algunas granjas. En muchos países de la Unión Europea ya está esta medida en marcha, aunque con la edad más baja, y los perros no pueden pasar de uno a otro hasta que no tienen tres meses.

”Un cachorro con tres meses o tres meses y medio ya está fuera de la madre, es una buena edad para que se adapte mejor al entorno, a su nuevo hogar. Cuando el perro está muy hecho, a los seis meses, ya pasó la época de ese primer “imprinting” de todo, con tres meses estaría bien”, matiza Ribelles.

La medida supone que cualquier persona que quiera comprar un perro o un gato de menos de seis meses tendrá que hacerlo directamente al criador de los animales, con lo que se evita la venta por parte de intermediarios, en general considerados responsables de sacar a las mascotas de sus madres al poco tiempo de nacer y de someterlas a largos viajes hasta llegar al lugar de venta.

Publicidad

"Esta prohibición de venta por parte de terceros de perros y gatos pequeños forma parte de nuestro compromiso de asegurar que las muy queridas mascotas del país tienen un buen comienzo de vida", dijo en una nota el secretario de Estado británico de Bienestar Animal, David Rutley, que destacó la labor de los defensores de los animales que han hecho campaña bajo el nombre de "La ley de Lucy".

Según la presidenta de Alianz, sociedad canina con presencia en más de 90 países que trabaja sin descanso por mejorar la cinofilia y erradicar los criaderos ilegales, “una norma de este tipo potencia que la gente críe de una forma responsable y mirando siempre el animal y su bienestar. Es una medida a tener en cuenta e interesante que se pudiera implementar en España”.

Publicidad

Para Ribelles, lo importante es que quién quiera comprar un perro lo compre de una forma responsable, siempre a un criador serio o a un establecimiento que trabaje directamente con ese criador, y por supuesto siempre bajo supervisión veterinaria”.