Ser pelirrojo tiene efectos beneficiosos para la salud

Un estudio con golondrinas ha revelado que el compuesto responsable de la pigmentación roja del cabello de las personas pelirrojas, la feomelanina, también puede tener efectos beneficiosos para la salud, pese a que se había relacionado con un mayor riesgo de cáncer de piel cuando está presente en grandes cantidades.

Así se desprende de los resultados de una investigación de la Universidad de Paris-Sud, en Francia, que publica en su último número la revista 'Physiological and Biochemical Zoology'.

La feomelanina también es responsable de la aparición de pecas en humanos y de una coloración naranja o castaña en otros animales, y para su síntesis es necesario el glutatión, un antioxidante beneficioso.

En un intento por descubrir los factores que favorecen la evolución de la feomelanina, los profesores Ismael Galván y Anders Moller analizaron la supervivencia de una cría de golondrina en cautividad y la compararon con otro ejemplar silvestre, así como con las tasas de supervivencia de 58 especies de aves americanas.

Hipótesis previas habían demostrado que el consumo de cisteína --un componente del glutatión relacionado con la producción de feomelanina-- podía ser beneficioso en condiciones de estrés pero, cuando se encuentra en niveles elevados, puede acabar siendo tóxico. Sin embargo, parece que la feomelanina juega un papel controlador de dicho aminoácido.

Galván y Moller midieron los niveles de ácido úrico en sangre de las aves y analizaron la coloración de su plumaje para cuantificar sus niveles de feomelanina.

Cuando compararon las aves que tenían similares niveles de ácido úrico (y, por lo tanto, una capacidad similar para excretar el exceso de aminoácidos), encontraron que tanto las golondrinas europeas como las aves americanas con mayor cantidad de feomelanina en su plumaje sobrevivieron mejor.

Este estudio es el primero en sugerir que el beneficio/riesgo de feomelanina puede depender de las condiciones ambientales prevalecientes, y sus resultados sugieren que la producción de este pigmento incluso puede ser beneficioso en algunas circunstancias.

Dado que todos los vertebrados superiores, incluidos los humanos, presentan feomelanina en la piel, el pelaje y plumaje, los autores proponen aumentar el conocimiento actual sobre las consecuencias fisiológicas de este compuesto y abrir nuevas vías de investigación que nos ayuden a comprender la evolución de la pigmentación.